Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

CRÓNICA ESPANYOL-VALENCIA (1-2)

Al Espanyol se le hizo muy largo

Tras firmar la mejor primera parte del campeonato, los de Machín acusaron demasiado el gol del Valencia y empezaron a hundirse sobre el verde

Jordi Luengo Jordi Luengo
02/11/2019

 

En una buena primera parte, el Espanyol empezó a encarrilar el que debía ser el primer triunfo del campeonato en casa y que era obligado para empezar a revertir una situación muy complicada. Pero tras el descanso, los blanquiazules acusaron mucho el golpe anímico del empate. Demasiado. Cuando mejor estaban y habían recuperado las buenas sensaciones, un penalti inocente les dejó tocados y en la recta final, Maxi les dio la puntilla infringiéndoles la sexta derrota en los seis partidos que se han disputado en el RCDE Stadium. Sin gol y con la moral tocada, quedó más claro que nunca que o se ficha en enero o se pasará muy mal.

Al Espanyol solo le valía la victoria ante el Valencia para poner fin a su mala dinámica en casa y Pablo Machín sorprendió dejando a Matías Vargas, uno de sus jugadores más desequilibrantes en ataque, en el banquillo y dándole la titularidad a Wu Lei. Y pese a que la salida del Espanyol fue muy distinta a la que se vio en San Mamés, el Valencia pronto pudo empezar a complicar las cosas. Cheryshev se plantó solo ante Diego, pero su remate salió alto en la que fue la mejor, y casi única ocasión, valencianista durante el primer tiempo. Una acción que no generó dudas en el cuadro perico, sino que lo motivó para ir a por el triunfo con más ganas.

Las sensaciones espanyolistas eran buenas y Cillessen sacó un remate de Darder que entraba. El mallorquín enganchó de primeras un centro de Víctor Sánchez y el holandés respondió con una buena mano que evitó el gol. El Espanyol, empujado por su hinchada, se iba animando. Estaba con confianza y Víctor Gómez y Wu Lei se entendían por la derecha, poniendo en apuros al conjunto de Celades. En una de sus combinaciones, Ferreyra no llegó por poco para empujar el centro del chino al área pequeña. La elevada presión de los de Machín estaba dando sus frutos e incomodaba la salida de balón del Valencia que sufría atrás y veía como los dos carrileros pericos llegaban con facilidad a la línea de fondo. Además, los pericos se habían hecho con el control en el centro del campo, robando continuamente el esférico y si perdían alguno se replegaban con criterio evitando que los de Celades les inquietaran. Estaban muy metidos y realizaban rápidos transiciones.

Wu Lei supo aprovechar su oportunidad e intervenía en casi todas las jugadas ofensivas. Y en medio de los mejores minutos, una falta lanzada por Víctor Sánchez la despejó con la mano Kondogbia y el colegiado no dudó en señalar el punto de penalti. Marc Roca asumió la responsabilidad y engaño totalmente a Cillessen para adelantar al Espanyol en el marcador. Se presentaba un escenario distinto, ya que con el marcador a favor podían defender bien y salir con peligro a la contra. Pero los pericos, no se relajaron, sino que siguieron presionando arriba a un rival al que desactivaron en la que fue la mejor primera parte de lo que se lleva de temporada, aunque volvieron a evidenciar su falta de química con el gol.  

Tras el descanso, el Valencia salió con más decisión y pronto se hizo con la posesión, ya que el Espanyol había cedido la iniciativa y se empezaba a replegar demasiado. Y Ferran pronto avisó con un buen remate. Pero una acción que podía dejar tocado al equipo le dio alas después de que el VAR, decidiera no conceder un penalti de Darder a Diakhaby. Cornellà volvió a rugir y los jugadores lo notaron. Se fueron a por el segundo. Una falta de Víctor Sánchez, quien se adueñó del centro del campo, y buenas acciones de Pedrosa daban esperanzas de que se podría cerrar el partido, pero todo empezó a torcerse en una acción inocente de Víctor Gómez. Cuando mejor estaban, el canterano empujó a Rodrigo dentro del área y Parejo transformó la pena máxima. Un tanto que hizo mucho daño. Fue un jarro de agua fría que dejó helado a Cornellà, para pasar a la congelación poco después con el gol de Maxi Gómez que deja a los pericos en una situación más que preocupante tras un encuentro con dos partes totalmente distintas.

Última hora
Galerías de fotos
29º APLEC DE PENYES
Encuesta del 08/11/2019

¿Si el club decide incorporar un delantero en el mercado de invierno, por qué futbolista apostaría?

20.7%
10.1%
69.3%