Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

NO HAN OFRECIDO EL RENDIMIENTO ESPERADO

La errática búsqueda del gol perdido

El ex del Alavés en 27 partidos y el del Benfica en 16 solo han conseguido marcar un gol cada uno en Liga

Alvaro García Nieto
26/07/2020

 

El verano pasado, cuando Borja Iglesias fichó por el Betis, en el Espanyol quedó un vacío anímico y también de goles. Un año después Facundo Ferreyra y Jonathan Calleri dejarán el club después de un muy bajo rendimiento en un ejemplo claro de error a la hora de confeccionar la plantilla. El delantero gallego marcó diecisiete en la Liga anterior y con ellos se llegó a Europa. Sin embargo, y como lo ha acabado siendo toda la temporada, la Europa League fue un arma de doble filo. Ferreyra, el único punta que iba a quedar en el equipo sin Iglesias, consiguió marcar seis goles en los primeros cinco partidos de clasificación para la competición europea. Seis goles que fueron un espejismo. Porque hicieron creer que Ferreyra era un hombre gol. Pero no. El argentino solo consiguió marcar un gol más en Primera y otro ya en a fase de grupos de la Europa League. El liguero fue en la jornada 4, contra el Eibar, donde se lograron los primeros tres puntos de la campaña. Aquel día debutaba como titular Calleri, que solo había jugado 24 minutos la jornada anterior, ya que llegó al Espanyol el 26 de agosto, cuando ya se habían disputado dos jornadas ligueras. Su primer y único gol en Liga llegó en la jornada 15, ya en diciembre.

Sin inversión no hay gol
Entre los dos argentinos dejan la friolera de un total de seis goles, sin contar Copa del Rey y eliminatorias para llegar a la Europa League. Ferreyra dos, uno en Liga y otro en Europa ante el Ludogorets. Mientras que Calleri cuatro, uno en Liga y un triplete en la vuelta contra el Wolverhampton que supuso el último encuentro europeo. El Espanyol no invirtió en el gol hasta que no fue demasiado tarde y estos datos reflejan la mala gestión a la hora de planificar la plantilla para un año en el que el equipo debía afrontar tres competiciones.

Primero, porque los dos jugadores estaban cedidos. Se confió el gol, lo más importante para ganar un partido, a dos jugadores que sabían que su etapa en el Espanyol acabaría al finalizar el curso, como anunció este martes el club blanquiazul. Segundo, porque ninguno de ellos tenía grandes registros goleadores anteriormente. Todo lo contrario que en años anteriores, cuando a Sergio García le sustituyó Gerard Moreno y a este, Borja Iglesias.

Ferreyra llegó a anotar dieciséis y diecisiete goles dos temporadas seguidas en la liga de Ucrania, con el Shakhtar Donetsk, pero al llegar a la Península Ibérica, fichado por el Benfica, solo logró marcar un gol en cinco partidos. De ahí que en el mercado de invierno de la temporada 18-19 los lusos lo empaquetaran al Espanyol junto con Alfa Semedo. Con Borja Iglesias en racha solo pudo jugar 90 minutos en una ocasión. Fue contra el Athletic Club en San Mamés y ahí marcó su primer y único gol en España aquel año.
Calleri, por su parte, ya tenía recorrido en la Liga. El Deportivo Maldonado de la Segunda división uruguaya, después de haberle cedido al Sao Paulo brasileño y al West Ham, lo cedió a la UD Las Palmas una temporada y al Alavés otra. Con los canarios descendió pero consiguió marcar nueve goles, cinco de penalti. Con el Alavés repitió cifra goleadora: nueve goles, dos de penalti.

Apuestan por cedidos
Òscar Perarnau y Rufete apostaron para afrontar una de las temporadas más ilusionantes a la vez que exigentes por dos delanteros cedidos más Wu Lei y los jóvenes Javi Puado (cedido a mitad de temporada) y Víctor Campuzano. Tanto David Gallego como Pablo Machín y Abelardo insistieron que el mayor problema de los muchos del Espanyol en la presente campaña estaba en el ataque: no había gol. Tuvo que llegar en el mercado de invierno Raúl de Tomás, 22 millones de euros mediante, para que el problema ante puerta se solventara momentáneamente. Ya era tarde. Al final, los máximos goleadores del equipo en Liga han sido, con cuatro goles, el propio De Tomás, Wu Lei y el central David López. Y, al final, en lugar de luchar en tres competiciones, el Espanyol ha acabado descendiendo veintiséis años después.

Última hora
Galerías de fotos
COPA DEL REY DEL 2000
Encuesta del 07/08/2020

¿Ante la buena campaña de renovaciones, se hará abonado este año a pesar del descenso y de no poder acceder al campo?

68.2%
1.4%
15.2%
15.2%