Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

CREE EN LA SALVACIÓN

“En la 2003-04, a veces veíamos la luz y otras todo perdido”

Ángel Morales recuerda que nunca perdieron la esperanza en esa sufrida salvación

Jordi Luengo Jordi Luengo
18/03/2020

 

Ángel Morales, ex jugador del Espanyol y actual coordinador económico del fútbol base, fue uno de los integrantes de aquel conjunto perico que en la temporada 2003-04 salvó la categoría en la última jornada gracias a una gran remontada de la mano de Luis Fernández. La historia se está repitiendo y el canterano cree que el final puede ser el mismo si se va partido a partido y nadie se obsesiona pensando a largo plazo. El primer encuentro debía ser ante un Alavés del que guarda un recuerdo muy positivo, ya que jugó dos años en Vitoria que le permitieron regresar a Montjuïc para triunfar con la blanquiazul, pero el estado de alarma por la pandemia del coronavirus paralizó el campeonato.

(La entrevista se realizó el lunes 9 de marzo antes de que estallara la crisis sanitaria).

Espanyol-Alavés, los dos equipos con los que más jugaste en Primera división…
Sí, aunque, evidentemente, el Espanyol es el club de mi vida y el que quiero que gane cuando se enfrentan. Pero no olvido que el Alavés me permitió madurar como futbolista y persona en los inicios de mi carrera deportiva; fue el equipo puente entre mi etapa en el filial y el primer equipo. El recuerdo que guardo de mi experiencia en Vitoria es muy positivo por lo que disfruté y aprendí. En mi primer año me cedieron al Hércules, pero en el segundo jugué mucho y conseguí los objetivos individuales y colectivos, con esa clasificación para la UEFA, que me permitieron regresar al Espanyol para jugar seis años en el primer equipo.

En esa época ese Alavés tenía cierto aroma perico, ¿no?
Sí, fue una etapa en la que había mucha relación entre los clubes. Empezó con Manolo Serrano y siguió con Tamudo, Nan Ribera, De Lucas y yo. Cualquiera de nosotros hablaría positivamente de esa experiencia y del cariño y afecto con el que nos trataron en Vitoria.

Pese a los buenos recuerdos no hay sitio para la nostalgia cuando se enfrentan ambos clubes. Y menos este domingo si no se hubiera parado la liga, ¿no?
Si ayer hubiéramos jugado, teníamos que ganar ya que aún tenemos opciones. Cada jornada que pasa y no ganas, evidentemente, se van reduciendo las opciones por una simple cuestión matemática. Pero hemos de ser positivos y pensar que en las próximas jornadas el equipo dará la cara y logrará tres puntos que nos permitirán seguir en la lucha. La esperanza es lo último que se pierde. Tengo la experiencia de la salvación de la temporada 2003-04, en la que también fue muy complicado, y recuerdo que tuvimos momentos de subidas y otros de bajadas. De esta situación se sale con victorias y por eso hay que empezar a ganar ya.

Un Alavés que puede ser un ejemplo ya que hace dos años vivió una situación muy parecida y ahora tienen una plantilla compensada, ¿no?
Es un club que bajó a Segunda, e incluso estuvo algunas temporadas en Segunda B, pero que ahora está saneado, lo que le permite competir a la hora de fichar jugadores. Además son el equipo de la ciudad y eso siempre es importante. Nosotros a nivel financiero estamos en un buen momento tras haber superado una etapa complicada, pero no está funcionando el primer equipo y hemos de intentar salvar la categoría.

¿Cómo se explica que la salvación peligre en el mejor momento económico del club de los últimos años?
Es complicado encontrar una explicación. Yo estoy convencido de que la plantilla actual no solo es para no sufrir, si no que es para estar en una zona tranquila de la tabla y en el tramo final del campeonato tener opciones de pelear por algo bonito como sucedió el curso pasado. Por eso, como aficionado me cuesta entender que con el nivel que tenemos nos encontremos en esta situación. Sigo teniendo confianza en salvar la categoría, pero cuando entras en una dinámica negativa todo te va en contra como está sucediendo con las decisiones arbitrales y algunos errores individuales. Estoy seguro que esta plantilla, en otras circunstancias, estaría peleando por la séptima u octava plaza de la clasificación.

Tú ya viviste una situación similar en la 2003-04, en la que se reaccionó con Luis Fernández, pero la salvación no se consiguió hasta el último partido. ¿Cómo lo vivisteis?
Con mucha angustia. Recuerdo que acabamos la primera vuelta con 14 puntos y en la segunda logramos 29, salvándonos con 43 en la última jornada. Tuvimos rachas en las que veías la luz y otras en las que todo parecía perdido. Por eso, insisto, nunca hay que perder la esperanza. Sé que es un tópico, pero esta plantilla necesita dos resultados positivos que le permitan afrontar el tramo final no solo con opciones de salvarse, sino también con el ánimo y el convencimiento de que sí se puede lograr. Aunque trabajes mucho el aspecto táctico y técnico, en el fútbol hay un componente anímico que en situaciones como la actual es más importante.

Al poco de llegar el ‘Machote’ encadenasteis cinco derrotas seguidas y os quedasteis a nueve puntos de la salvación. ¿Cómo se reacciona ante una dinámica tan mala?
Manteniéndose unidos y no perdiendo nunca la esperanza. No podemos pensar que está todo perdido, sino centrarnos en ganar el siguiente partido y esperar lo que hagan nuestros competidores. Hay que ir partido a partido. En el 2004, en la penúltima jornada ganábamos al Mallorca al descanso (0-2) y estábamos salvados, pero acabamos perdiendo (4-2). Y nos la tuvimos que jugar en el último partido, en el que teníamos que ganar al Murcia en Montjuïc, ya que si no sumábamos los tres puntos teníamos que estar pendientes de un Celta-Mallorca, ya que si los vigueses lograban los tres puntos y nosotros no, entonces bajábamos. Y tampoco quiero olvidarme lo que se sufrió con ese gol de Coro ante la Real Sociedad. Las dos fueron situaciones muy complicadas como la actual y si salimos de ellas, por qué no vamos a hacerlo también ahora.

¿Cómo vive el jugador estas situaciones?
Con mucho sufrimiento. Entiendo que el aficionado pueda pensar que hay desidia, falta de actitud… pero no es así. A veces sales con toda la intención y no te salen las cosas, ya que delante tienes un rival que también quiere ganar. Los futbolistas son los principales interesados en revertir estas situaciones, y espero que lo puedan conseguir.

¿Si tuvieras que darles un consejo que les dirías?
Que no se obsesionen pensando a largo plazo. La bala de Pamplona ya ha pasado y no puede volver, con lo que solo queda centrarse en ganar el siguiente partido. Después ya vendrá otro partido, y así hasta el final. No deben obsesionarse, como hacemos casi todos, mirando los enfrentamientos de nuestros rivales y haciendo números.

¿Las opciones de salvación pasan por el RCDE Stadium?
Sí. Ya hemos conseguido incentivar al aficionado y al socio, y estamos teniendo muy buenas entradas. Mientras sea posible, si se reanuda el campeonato, hemos de seguir así para ayudar al equipo a conseguir los tres puntos.

En ese inolvidable partido contra el Murcia hubo 51.700 pericos en Montjuïc. ¿Esto es empezar ganando el partido?
Sí, ese día se sacaron las famosas lonas de detrás de las porterías. En los últimos 7 u 8 partidos en casa la afluencia fue a más y se acabó el campeonato con un pleno histórico. De momento estamos en este camino y el estadio presenta un aspecto muy bonito.

En esa temporada estuvisteis en puestos de descenso desde la jornada 4 hasta la 36. ¿Es la demostración de que el camino es duro y se sufrirá hasta el final?
Seguramente. Lo importante, en situaciones como esta, es estar salvados en el minuto 90 de la jornada 38. Si cuando acabe el último partido ante el Celta seguimos en Primera, dará igual que hayamos estado tantas jornadas entre los tres últimos. Nos habremos salvado y ya miraremos en qué fallamos.

Ganasteis 10 de los últimos 20 partidos, ya que al tener que recortar una diferencia de puntos tan grande los empates valían poco. ¿Pasa ahora algo parecido?
En esa época la salvación aún era un poco más cara y se hablaba de los famosos 42 o 43 puntos, y nosotros la conseguimos con 43. No la quiero poner como ejemplo porque sufrimos mucho, sobre todo, en la recta final cuando veías que se acababan las jornadas. Tienes muchas horas para pensar y reflexionar, y siempre te ponías en el peor de los escenarios. Les aconsejo que no piensen demasiado, porque si no puede aparecer la angustia y eso se suele notar en el campo.

Solo quedan 11 jornadas para evitar el fracaso. ¿El poco tiempo es un problema añadido?
Nunca se sabe y menos ahora con este parón que no se sabe cuánto puede durar. Quizás pueda ir a favor nuestro. Tenemos un objetivo por delante y, si se reanuda la competición, hemos de ganar, como mínimo, cinco o seis partidos para seguir con opciones de salvarnos y que acabe esta mala temporada. Estamos viviendo un mal sueño y todos queremos que este acabe lo antes posible y que nos despertemos en Primera.

Josep Maria Durán ya dijo que el club trabaja en un plan B, poniéndose en el peor de los escenarios. ¿También tenéis uno en el fútbol base?
Evidentemente el plan B ha de existir. A nosotros nos ha llegado algo pero, como aún tenemos esperanzas, no hay nada cerrado.

Para acabar, ¿qué queda de ese Ángel Morales que debutó en marzo del 97 contra el Betis?
La ilusión del día a día, sobre todo en momentos complicados como el actual, para ayudar en lo que se pueda. Uno no puede saltar al césped para sumar. Ya me gustaría, pero esta pasión y espanyolismo nunca morirá. 

What do you want to do ?
New mail
Última hora
Galerías de fotos
ESPANYOL-ATLÉTICO (1-1)
Encuesta del 03/04/2020

¿Traspasaría a Marc Roca en el próximo mercado de verano?

50%
50%
0%