Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

CRÓNICA LEVANTE-ESPANYOL (2-2)

Domingo de frustración

El Espanyol dejó escapar una buena oportunidad para reengancharse en la lucha por la séptima plaza tras adelantarse en dos ocasiones a un Levante que acabó con 10

Marta Mendoza Marta Mendoza
21/04/2019

 

Domingo de resurrección y en el caso del Espanyol de frustración. Y es que el conjunto de Rubi no logró enlazar tres triunfos consecutivos por primera vez esta temporada pese a que lo buscaron. Parecía que lograba darle continuidad a las buenas sensaciones de las últimas jornadas a base de buen juego y goles, pero el duelo en el Ciutat de València se saldó con un empate que no satisface a nadie y que vuelve a frenar la ilusión blanquiazul. Los errores que hubo se volvieron a pagar caros. Es verdad que un punto siempre es mejor que nada, pero para estar arriba son estos duelos en los que no se puede perdonar. Un excelso Marc Roca tiró del carro en busca del triunfo y por él o por otros jugadores como Melendo el premio fue escaso, pero el Espanyol, pese a demostrar una mayor fortaleza mental y quererse sacar de encima el cartel de ‘pupas’ de hace algunas jornadas, vio como con ‘facilidad’ le iban igualando y le impedían que el sueño se desatara. Luchó más el cuadro granota por alcanzar su objetivo, ese es el gran matiz. Se dejó escapar una buena oportunidad.

Poco a poco el Espanyol le fue tomando el pulso al partido, a coger el ritmo y frenar el ímpetu granota, aunque la producción en ataque no era nada satisfactoria por los errores en la entrega. Hasta que en el 16’ rápida transición en ataque comandada por Melendo en primera instancia, Marc Roca, Darder y este para Borja Iglesias, que recibe en la frontal y sin pensárselo ni un segundo enfila hacia portería. Primera acción que tiene y al fondo de la red tras un gran quiebro a Vezo y una mejor definición ante la que Aitor nada pudo hacer. El ‘Panda’ volvió a rugir. La cantera volvió a construir. Empezaba bien el Espanyol demostrando máxima efectividad y trasladando toda la presión al cuadro local.

Respondió el Levante con un testarazo de Vezo que, con todo a favor tras un gran balón puesto por Chema, marró, y rápido contraatacó el cuadro de Rubi, aunque el balón para Borja que excesivamente largo. Y tras asosegarse de nuevo el choque, el Espanyol controló, movió el balón fluido y se le vio con confianza con la situación de cara. Jugando con intensidad y muy concentrado. Haciendo su partido. Hasta que a la media hora hubo susto por un error de comunicación entre Javi y Diego, pero por suerte Naldo despejó y nada hubo que lamentar.

Pero a medida que avanzaban los minutos y la impaciencia del Ciutat de València era mayor, el cuadro granota pareció despertar explotando la velocidad y el desborde de Morales por el flanco derecho y poner balones en el corazón del área. Pero ni Mayoral ni Bardhi atinaron a rematar bien. Y a todo esto, Darder, acostumbrado a lograr golazos, intentó uno que se marchó por encima del travesaño por muy poco.

La sentencia se resiste

Y al filo del descanso, Aitor se lució con una doble intervención para evitar un segundo gol del Espanyol que ya se cantaba. Salvó a su equipo tras un delicioso lanzamiento de falta de Melendo que Mario Hermoso remató hasta en dos ocasiones. Pero un hubo manera. Y casi acto seguido fue el VAR el que impidió que el Espanyol viera un 2-0 en el marcador. Marcó un golazo Marc Roca con un tremendo zurdazo, pero fue anulado por Gil Manzano al interpretar que hubo mano en el control. Así pues, a la caseta con la sensación de un Espanyol superior que mereció irse con una mejor renta y un Levante que, por lo que podría haber sido, salía ileso.

 Salió es Espanyol en la reanudación lanzado montado en la moto de Pedrosa. Decidido a que ese regusto amargo de no haber podido marcar el gol de la tranquilidad se convirtiera en dulce. Se volcaron decididamente hacia el marco de Aitor, pidieron penalti por unas posibles manos y Puado disparó desviado. Y el mismo protagonista, con un poderoso arranque desde campo propio, autopase y llegada a portería rival, se topó con un providencial Rober Pier para evitar que su aventura en solitario acabara en algo más.

Nadie se rinde

Pero el segundo no llegaba y el Levante estaba vivo y revolviéndose como cuando enfilando la hora de juego el plantel dirigido por Paco López dispuso de una clara oportunidad. Jason ganó metros por banda, centró y Mayoral remató, pero su disparo fue interceptado por un providencial Javi López, que se cruzó en el momento justo para evitar que Diego fuera fusilado. Pero en el minuto 61 sí lo fue, pero por Vezo. Centro al corazón del área, tremendo desajuste defensivo del Espanyol y de cabeza iguala la contienda el Levante, que estaba sufriendo. Así que vuelta a empezar ante un equipo local crecido y con toda la artillería arriba. Pero se sobrepusieron rápido, rapidísimo, y Marc Roca impartió justicia y se desquitó. El primero se lo anularon, pero el segundo no. La acción también fue revisada, pero el centro de Víctor, la prolongación de cabeza de Hermoso y el obús del canterano, que entró solo y le pegó con el alma, fue totalmente legal.

Como con todo le pegó Rochina en el 72’ para volver a establecer el empate. Disparo inapelable tras encontrar el hueco entre la defensa del Espanyol, que dejó a su meta vendido. Se revolucionaba el equipo. Nadie se daba por vencido. Demasiado en juego para ambos. Y muestra de ese ímpetu e intensidad, segunda amarilla para un Rochina pasado de rosca que dejó a su equipo con uno menos.

Fue el turno entonces de las idas y venidas, de las imprecisiones y las prisas. Borja busó el triunfo en el 79 y también el Levante a la contra tres minutos después, pero salvó Diego López ante Roger. Parecía que le sentaba peor la expulsión de Rochina al cuadro perico. Que ahora sí parecía haberse quedado tocado y sin ideas pese a que Rubi movió banquillo. Y precisamente un recién ingresado Hernán, firmó una gran acción y con la portería entre ceja y ceja se lanzó a por ella y estrelló el balón en la madera. Javi López se sumó en la búsqueda del gol, pero este se resistió. Como también para un Levante empujado por la necesidad. Así pues, 2-2 y reparto de puntos que no deja a nadie contento. El Ciutat de València volvió a ser gafe para un Espanyol que llegaba en un gran momento y que mereció más.

Ficha técnica:

2 - Levante: Aitor Fernández, Jason, Vezo, Rober Pier, Chema (Coke, m.65), Toño (Roger, m.61), Rochina, Campaña, Bardhi, Borja Mayoral (Pedro López, m.77) y Morales.

2 - Espanyol: Diego López, Javi López, Naldo, Hermoso, Pedrosa, Melendo, Víctor Sánchez (Hernán Pérez, m.80), Marc Roca, Darder (Álex López, m.80), Borja Iglesias y Puado (Sergio García, m.83).

Goles: 0-1, m.16: Borja Iglesias. 1-1, m.62: Vezo. 1-2, m.65: Marc Roca. 2-2, m.72: Rochina.

Árbitro: Gil Manzano (comité extremeño). Amonestó por el Levante a Morales y por el Espanyol a Víctor Sánchez. Expulsó al jugador local Rochina por acumulación de amonestaciones (m.74)

Incidencias: partido disputado en el Ciutat de València ante 17.876 espectadores. Se guardó un minuto de silencio por José María Vall, exjugador del Levante y del Espanyol en la década de los sesenta.

Última hora
Galerías de fotos
29º APLEC DE PENYES
Encuesta del 15/08/2019

¿Qué considera que sería una buena temporada?

7.7%
18.6%
73.8%