Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

CRÓNICA ESPANYOL-LUDOGORETS (6-0)

A dieciseisavos con un festival de goles

El Espanyol entró muy bien al partido y pronto se le puso todo de cara

Jordi Luengo Jordi Luengo
07/11/2019

 

La última vez que el Espanyol anotó seis goles en Europa fue el 23 de noviembre de 2006 ante el Zulte Warengem y en esa competición acabó llegando a la final. Gdansk aún queda muy lejos, pero el triunfo ante el Ludogorets combinado con el empate entre Ferencvaros y CSKA dejó a los espanyolistas ya clasificados para los dieciseisavos a falta de dos jornadas. Y lo consiguieron por la vía rápida y haciendo historia al lograr su mayor goleada en Europa. No salieron a perder el tiempo y el partido pronto se puso de cara y, por fin, el espanyolismo pudo disfrutar de una gran alegría quedando claro que Europa nunca molesta, sino todo lo contrario.

Con hasta nueve novedades respecto al once que jugó el pasado sábado ante el Valencia, el Espanyol salió decidido a sentenciar su pase a las eliminatorias de la Europa League. No querían sorpresas y entraron al campo con la misma actitud y presión que ante el conjunto ché. En medio de tantos cambios, la principal novedad estuvo en la posición de Matías Vargas que volvió a la izquierda, dejando a Melendo en banda derecho. Gran acierto.

Por la vía rápida
Pronto los dos hábiles jugadores empezaron a ser protagonistas. Solo se cumplía el minuto 4 cuando Granero recuperó un centro pasado, levantó la cabeza y metió un balón con veneno al vértice del área. El ‘Monito’ dejó pasar el esférico, despistando a su marcador, y este llegó al de Sant Adrià que con una finta superó a su marcador y con un disparo ajustado superó a Iliev. Beso al escudo e inyección de confianza para el canterano que no lo estaba pasando bien en las últimas semanas.

El conjunto de Machín había encarrilado el partido muy pronto y este aún se puso más de bajada cuando en el 12’ Forster veía la cartulina roja por agarrar a Víctor Campuzano. El defensa, que también falló en el partido disputado en Bulgaria, vio como le robaba el balón y no le quedó más remedio que agarrarlo. Roja más que clara que allanaba más el partido a los pericos. Aprovechando que todo le estaba de cara, el Espanyol no se conformó. Volvió a la carga y luchó por buscar el segundo tanto que le diera aún más tranquilidad ante un Ludogorets que apenas podía salir de su campo. Y en un saque de esquina botado por Granero, Lluís López cabeceó al fondo de las mallas haciendo subir el segundo al marcador. Tras vivir días complicados en liga, los pericos necesitaban volver a disfrutar en el verde. Con muchas ganas de agradar, asfixiaban al rival, descargaban rápido a las bandas y llegaban con facilidad al área. Dídac, Vargas, con un remate que desvió un defensa al palo, y Granero con un disparo alto buscaron el tercero. Pero este no tardó.

Llegó la sentencia
Tras varios avisos, un disparo de Vargas fue desviado por Goralski con la mano dentro del área, y el colegiado no dudó en señalar penalti y enseñarle la tarjeta amarilla. Era la segunda con lo que también debía abandonar el terreno de juego. Vargas, que tenía ganas de agradar, pidió lanzarlo y marcó un tanto que le ha de servir para coger confianza. El dominio y la superioridad blanquiazul era absoluta ante un rival sin ideas, al que el partido se le iba a hacer muy largo. Y antes del descanso, Melendo con un remate al palo y Bernardo aún pudieron aumentar la renta.

Con todo decidido, Machín decidió dosificar también a Bernardo, que hasta el momento había disputado todos los minutos desde su llegada. El triunfo estaba cerrado y aún más cuando Campuzano no quiso faltar a su cita con el gol. Melendo metió un balón entre líneas al ‘31’ perico, quien lo bajó, controló y con la zurda anotó el cuarto tanto, en su tercer partido seguido marcando en Europa.

Goles para la moral
Pese a que muchas veces en estos partido se pierde el orden, el Espanyol siguió jugando con criterio y sin obsesionarse con el gol, lo que hizo que muchos tuvieran ocasiones. Granero, Dídac y Vargas tuvieron el quinto, pero este llegó en un remate cruzado de Pedrosa ante el que nada pudo hacer el meta rival. En medio de la fiesta con el gol, Ferreyra, llamado a ser la referencia arriba, no perdonó la que tuvo, mientras que Calero remató al larguero en un partido en el que se logró uno de los objetivos del año y que debe dar confianza de cara al futuro.

Última hora
Galerías de fotos
29º APLEC DE PENYES
Encuesta del 08/11/2019

¿Si el club decide incorporar un delantero en el mercado de invierno, por qué futbolista apostaría?

20.7%
10.1%
69.3%