Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Selecciona la edición que deseas consultar:

 

CRÓNICA ALAVÉS-ESPANYOL (2-1)

Demasiado castigo tras el golpe psicológico

El Espanyol se vio con el triunfo tras el gol de Sergio García, pero tras ver como el colegiado lo anulaba sufrió un pájara de dos minutos

Jordi Luengo Jordi Luengo
02/09/2018

 

Dos minutos de desconexión propiciaron la primera derrota de un Espanyol que buscó el triunfo mucho más que su rival y que se vio con los tres puntos durante unos segundos antes de que el VAR anulara el gol de Sergio García. De la posible sentencia se pasó a unos minutos de ‘pajara’ que supo aprovechar un Alavés que se llevó demasiado premio al resucitar tras verse muerto. El encuentro empezó con un gran susto para los pericos. El Alavés salió con mucha intensidad y Manu García superó a Diego López con un remate desde dentro del área, aunque el colegiado lo anuló justamente por controlar el esférico con la mano. El Espanyol supo aguantar esta salida en tromba y no tardó en empezar a crecer. Fue tomándole el pulso al juego, dominando la posesión y situando bastantes jugadores en terreno local cada vez que tenía la pelota. Con la sala de máquinas carburando, cada vez merodeaban más el marco de Pacheco, aunque no lograban crear peligro.

Baptistao, con ganas
Con el partido muy trabado, Sobrino tuvo una buena ocasión, pero no acertó a culminar una peligrosa contra. Y a partir de este momento, Baptistao se cargó el equipo a las espaldas. El brasileño asumió casi toda la responsabilidad ofensiva. En el 22’ se sacó un gran disparo desde la frontal que puso a prueba a Pacheco, y no tardó en volver a probar suerte con un remate alto. Pese a la insistencia por la derecha, la jugada que propició el primer gol llegó por la izquierda. Una gran pared entre Sergio García y Borja fue rematada por el de Bon Pastor desviando Pacheco su remate a córner. Y el saque de esquina volvió a tener suspense. David López fue agarrado por Laguardia y el árbitro, tras consultarlo con el VAR, señaló penalti. Baptistao asumió la responsabilidad y premió el mejor juego perico.

Golpe anímico
Si los vitorianos habían salido fuertes en el primer tiempo, el Espanyol estuvo cerca de dejar muy encarrilado el encuentro tras volver del descanso. Sergio García culminó a la perfección un excelente contragolpe perico. Pero, en medio de la celebración, el VAR volvió a tener protagonismo. Y en esta ocasión no favoreció a los intereses pericos. Iglesias Villanueva anuló el tanto por fuera de juego de Borja, aunque el delantero no intervino en la jugada. La decisión arbitral podía ser una golpe moral para unos y una inyección para otros. Y así parece que fue. Los locales pasaron de verse muertos a ver que aún podrían sacar algo positivo. Se crecieron y, en una indecisión de la zaga perica, empataron el partido. Marc Roca despejó un balón hacia atrás y Borja Bastón, incomprensiblemente sin marca, cabeceó al fondo de las redes. El tanto hizo daño a los pericos y dio alas a los locales que empezaron a volar, como hizo Jony en el segundo gol. Se fue por la banda como un cohete y centró para que Sobrino rematara de primeras al fondo de las mallas. Todo un mazazo que dejó algo tocado a los pericos.

No les quedaba otra que rehacerse y Rubi empezó a meter toda la pólvora en el campo. Borja y Dídac buscaron el empate en los únicos remates al final. Pese a que el Espanyol acabó con seis atacantes, no disfrutó de ninguna clara ocasión para marcar. Se intentó hasta el final, pero faltaron ideas para batir la meta local y se perdió un encuentro en el que el equipo mereció, como mínimo, puntuar.

Última hora
Galerías de fotos
ESPANYOL-LEVANTE (1-0)
Encuesta del 14/09/2018

¿Le parecería bien que el Espanyol jugase un partido de Liga en Estados Unidos?

17.6%
82.4%