Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

ENTREVISTA AZKARGORTA

“Dejen crecer a Melendo, será un líder”

Xabier Azkargorta rememora sus días en el Espanyol y cita sus jugadores fetiche del actual club perico. Uno de ellos es Borja Iglesias. Que no se lo quiten...

C. Fanlo @Fanlillo
11/07/2019

 

Es uno de los sabios del fútbol. Uno de los hombres recordados con más cariño en la historia del Espanyol. El entrenador que empezó a construir un conjunto que a su marcha asombraría a Europa llegando a la final de la UEFA. Un preparador de los que no quedan. Xabier Azkargorta (Azpeitia, Guipúzcoa, 1953) atiende la llamada de 'Diario La Grada' desde su residencia en Bolivia, país del que se enamoró en 1993, cuando dirigió por primera vez a la selección andina.

El Bigotón, que como David Gallego asumió las riendas del primer equipo blanquiazul casi sin experiencia -tan solo había dirigido a Lagun Onak, Aurrerá y Nàstic de Tarragona- cuando llegó al banquillo del primer equipo espanyolista con 29 años, hace un breve repaso de sus días en el Espanyol, club del que guarda un maravilloso recuerdo, de la actualidad de la entidad perica y nos deja un mensaje sobre uno de sus pupilos, Mauricio Pochettino, en el que confía ciegamente.

El vasco, al que una de las últimas veces que lo vimos rodeado de pericos fue en la gira por Bolivia que realizó el Espanyol al final de la campaña 2015-16, sigue muy de cerca la actualidad blanquiazul: piropea a Melendo, destaca el buen hacer de Borja Iglesias en su primera campaña en la élite y admite que echa de menos sentarse en un banquillo, a pesar de su felicidad impartiendo clases en la universidad.

Xabier Azkargorta quedó prendado de Bolivia y en 2012 decidió quedarse allí. ¿No tiene pensado volver a España?

Vivo en la capital, en Santa Cruz y por ahora no está en mis planes volver a España. Salvo que me llame el Espanyol, claro.

Ya son más de tres años sin entrenar. ¿No lo echa de menos?

Si, bastante. Lo que más me gusta es entrenar, pero enseñar es algo que me atrae mucho.

¿A qué se dedica ahora después de su larga trayectoria?

Trabajo en la universidad (UDABOL) y soy gerente nacional de talento humano. Doy cursos de motivación y trato de que la gente trabaje bien en la propia universidad.

Casi 40 años de carrera en los banquillos, algo que no puede decir cualquiera. ¿Cuáles son sus mejores recuerdos?

Tengo muchos y unidos al fútbol. Si me tengo que quedar con algunos destacaría mi estancia en Sarrià tras pasar por el Nàstic de Tarragona, mis inicios en el Lagun Onak, el partido de promoción en Riazor con el Tenerife, el Mundial del 94 y la clasificación con Bolivia, los campeonatos y semifinal de Libertadores con Bolívar, la obra de teatro que llevamos a cabo con la plantilla del Espanyol de ‘La Venganza de Don Mendo’... Son muchos y muy buenos.

Usted ha vivido la evolución del fútbol en primera persona. Cuéntenos en qué ha cambiado. ¿Queda algo del romanticismo de los años 80?

Los jugadores siguen jugando porque les gusta. Eso sigue siendo primordial y alrededor de eso han ido concretándose los gustos, siempre en función de los factores económicos. Los empresarios mandan mucho y los jugadores se dejan representar desde muy jóvenes. Pierden bastante personalidad a medida que aumentan sus cuentas corrientes. Creo que hay que buscar un equilibrio y buscar el trabajo en equipo con mucho aporte de tecnología. Una computadora puede ayudar, pero para entrenar se necesita meterse dentro del vestuario y del futbolista.

La figura del entrenador ha ganado mucho protagonismo. ¿Qué preparador o preparadores le tienen ‘el corazón robado’ a alguien que sabe tanto de esto como usted?

Hay muchos, pero quiero citar a dos personas. Pep Guardiola, a quién admiro mucho por sus ideas, y sobre todo a Mauricio Pochettino, a quien ayudé a formarse y tener ideas propias sobre este juego.

Dirigió al Espanyol durante tres campañas. ¿Qué recuerdos tiene de su etapa en el club blanquiazul?

Inolvidables. Como decía, la obra de teatro, Sarrià, la falta de lugares de entrenamiento, el ir viendo cómo el equipo crecía alrededor de una idea.... Todo fue espectacular.

Entrenó a la plantilla que dos campañas después de su marcha llegó a la final de la Copa de la UEFA en la que cayó por penaltis ante el Bayer Leverkusen. ¿Se esperaba que ese conjunto lograra una gesta como aquella, dejando fuera de la competición a equipos de la talla del Inter o el Milan?

No hay duda. Con Baró se saneó económicamente el club y se reforzó muy bien el equipo, y al mando de Javier Clemente se consiguieron esas gestas. Fue un orgullo haber contribuido a la formación de dicho grupo.

Lauridsen era la magia de ese Espanyol. ¿Qué jugador sería ahora el danés de la época? ¿Quizás Melendo?

John era un genio. No hay un jugador comparable con él en este tiempo. Cada jugador y cada equipo tiene su momento, y fue un verdadero orgullo tener a gente como John a tus órdenes. A Melendo déjenlo crecer y ejercer. Será un líder

¿A qué jugador destacaría de ese Espanyol? ¿Y del actual?

Había muchos destacables, pero Diego Orejuela era mi debilidad. ¡Qué gran jugador! Lo tenía todo, hasta mal genio. ¡Por algo le apodábamos ‘El violento’! En la actualidad Borja Iglesias ha sido una grata sorpresa.

Xabier Azkargorta llegó al Espanyol sin experiencia en la élite. ¿Qué le parece que se le dé la oportunidad a David Gallego de dirigir al primer equipo?

Me ha dado mucha pena lo de Rubi, pero si deciden poner a Gallego es porque lo merece y lo conocen muy bien. Le deseo mucho éxito.

Usted cogió el mando del Espanyol muy joven. ¿Sigue teniendo el récord de precocidad en Primera División? ¿Considera que ahora podría ocurrir un caso similar?

Cuando me hice cargo del Espanyol tenía 29 años. No sé del record ni me interesa, pero en aquel momento el apoyo que tuve de los dirigentes y sobre todo de los jugadores fue espectacular. Ellos se echaron el equipo a la espalda y yo siempre estuve a su lado.

Tras 12 años sin acudir a Europa, el Espanyol se ha clasificado para la competición continental. ¿Cómo cree que se han de afrontar tres competiciones? ¿Prefiere una plantilla larga, o tirar del filial?

Tener buenos jugadores en el filial y en activo siempre te da garantías de rendimiento. Un jugador, dependiendo del momento, puede ser una figura. Que se lo pregunten a Borja. Dosificarse es clave y para eso están los equipos de trabajo.

Cuando Mauricio Pochettino cogió las riendas del Espanyol a mitad del curso 2008-09, se rumoreó que usted podría llegar con él. ¿Hubo alguna posibilidad de que regresara al club perico?

Hubo una posibilidad. Pero había que dejar claro, y lo dejamos, que Poche quería ser el entrenador y no presidente ni dirigente, como algunos desubicados comentaban. Siempre estuve a su lado y al servicio del Espanyol.

Hablando de Pochettino, un entrenador que solo tiene palabras de elogio para usted y que está de moda por su gran trabajo al frente del Tottenham. ¿Esperaba todo lo que está logrando?

Poche puede entrenar dónde quiera y cuándo quiera. Es un genio y un gran profesional.

¿Lo ve en de vuelta en el fútbol español? ¿Y en la selección argentina?

Digo lo mismo. Cuándo quiera, dónde quiera y cómo quiera.

Última hora
Galerías de fotos
29º APLEC DE PENYES
Encuesta del 13/09/2019

A qué daría prioridad ¿a LaLiga o la Europa League?

30%
1.4%
68.6%