Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

ENTREVISTA EMBARBA (PARTE I)

“De niño me encantaba tirar caños a los que venían a casa”

Su vida siempre ha girado entorno a un balón y cree que “el fútbol con extremos es más bonito y más fácil”

Jordi Luengo Jordi Luengo
15/02/2020

 

La vida de Adrián Embarba (Madrid, 7 de mayo de 1992) siempre ha girado en torno a un balón. De ahí a esa facilidad que tiene en el campo para salir con él ante sus rivales. Desde pequeño se curtió por los campos de Madrid hasta que los ojeadores del Rayo Vallecano se fijaron en él. Y desde que debutó en Primera, el 30 de agosto de 2013, no ha parado de crecer. Asistencia a asistencia, gol a gol, caño a caño se fue convirtiendo en un extremo desequilibrante. De los que encaran al rival sin pensárselo y nunca se esconden. Este enero llegó al Espanyol con mucha ilusión, cerrando una etapa que le ha marcado para siempre y de la que guarda muy buenos recuerdos. En Cornellà empieza otra ambiciosa. Su familia, que se ha quedado en la capital, ya le ha visto jugar en el RCDE Stadium y seguirá desplazándose para verle como siempre ha hecho. Y junto a ellos, también se quedan sus grandes amigos, aunque en Barcelona se reencontrará con uno con el que formó una dupla interesante en Vallecas, Raúl de Tomás. Embarba llega con ganas y lucirá un número especial en el Espanyol, el ‘23’ de Tamudo, con quien no coincidió por muy poco en Vallecas, ya que debutó el año en el que el goleador blanquiazul había dejado el equipo.

¿Qué es un balón para ti?
Mucho. Ya desde pequeñito sentí una gran devoción por el fútbol y siempre tenía alguno en casa. Me viene de familia, ya que mi padre también fue futbolista, aunque jugó poco en Segunda y realizó casi toda su carrera en Segunda B y Tercera División, y mi abuelo también jugó. Me he criado entre balones. En mi familia siempre se ha vivido mucho el fútbol y siempre he sido muy futbolero.

Me han dicho que tenías la casa llena de balones…
(Risas) Mis padres viven en un chalet y en cada planta tenía dos o tres balones para irlos cogiendo y jugando cada vez que pasaba por allí. Me encantaba tirar caños a la gente que venía a casa e incluso llegué a dormir con un balón. El que venía a vernos a casa tenía que ir con cuidado e ir con las piernas juntas, porque si no le caía algún caño.

Hacer un caño en un partido es levantar olés del público. ¿Tener la costumbre de hacerlos ya desde pequeño te hace ser más atrevido en el campo?
Puede ser. Estas cosas, quizás, hacen que no lo dude a la hora de intentarlo. Además, me he criado jugando en la calle y esa manera de jugar después la trasladas a Primera. Me he tirado muchas horas jugando a fútbol con los amigos. Y aprendes mucho. Salía del colegio y prácticamente estaba hasta la hora de cenar en la calle y en verano mucho más. Durante esa etapa estuve mucho tiempo con el balón y ahora, cuando estoy disputando un partido, realizo algunas de esas acciones más atrevidas y me las tomo como algo normal, ya que las he estado haciendo siempre desde pequeño. Las veo normal.

Eres un extremo puro como los de antes. ¿Al fútbol hay que jugar con extremos?
Hay opiniones para todos los gustos, pero a mí me gusta mucho este fútbol. Coger el balón, ser rápido, encarar, buscar el espacio… Creo que el fútbol con extremos es más bonito y más fácil. Me considero un jugador hábil, que también me puedo meter por dentro, con buen pase y al final me encuentro muy bien en esta posición.

Pese a estas características ofensivas, contra el Mallorca sorprendió tu aportación defensiva…
Siempre he tenido claro que el trabajo y la implicación debe ser máxima. Siempre lo he hecho y desde el primer día que llegué al Espanyol esta ha sido mi intención. Trabajo mucho para el equipo y es verdad que el otro día hice muchas recuperaciones, esprines para ayudar al equipo en defensa… Este trabajo lo considero innegociable.

A lo largo de tu carrera has tenido muchos entrenadores. ¿Quién te ha marcado?
El que más, que coincide con el que más tiempo he estado a sus órdenes, es Paco Jémez. Es el que me hizo debutar y he estado cuatro o cinco temporadas con él. Es un grandísimo entrenador; me gusta su filosofía y manera de ver el fútbol, pero ahora estoy en el Espanyol y estoy encantado con el ‘Pitu’.

No puso las cosas fáciles en tu salida. ¿Has podido hablar con él desde que saliste?
Es cierto que me lo pusieron complicado y entiendo su postura. Me consideraban uno de los jugadores importantes del equipo para luchar por el ascenso y no querían que me marchara. Cuando me fui me despedí de él, pero no estaba muy contento con mi decisión.

Después de tantos años en Vallecas. ¿Qué es el Rayo para ti?
Han sido siete temporadas en el club. Allí no me he criado y crecido solo como futbolista, sino que también lo hice como persona. En Vallecas debuté en Primera y me hice profesional. Siempre recordaré esos años con mucho cariño y será mi club porque es de donde he salido, pero ahora estoy totalmente centrado e implicado en salvar al Espanyol y disfrutar de esta nueva etapa. Tenía ganas de dar un gran salto como el que he hecho.

Es bonito guardar buenos recuerdos del pasado, pero ahora se abre una nueva etapa en tu carrera. Con contrato hasta 2024, si logramos la salvación, el futuro pinta muy bien, ¿no?
Sí, sin duda. En el vestuario no se piensa en otra cosa que no sea salvarnos. No solo creemos que lo vamos a conseguir, sino que lo vamos a lograr. Si estoy aquí es por esto. Desde el primer día he visto un grandísimo grupo y club, y las cosas se están haciendo muy bien para lograr la permanencia. Solo pensamos en esta temporada, aunque tengo claro que si seguimos en Primera, que estoy seguro que lo haremos, estamos ante un proyecto muy bonito.

El Espanyol quería refuerzos con un rendimiento inmediato. ¿Cuesta adaptarse tan rápido a un nuevo equipo, ciudad y categoría?
Todo ha sido muy precipitado. Yo veía difícil la opción de venir en enero, ya que en el Rayo ponían muchas pegas. Al final todo se dio como quería y como venia compitiendo muy bien, he llegado con el ritmo de competición y ha sido muy fácil adaptarme. Me he encontrado una plantilla increíble. Los cuatro hemos venido a sumar.

¿Los 7 goles y 11 asistencias que llevabas este curso con el Rayo son posibles en Primera?
¿Por qué no? Es fútbol igual, aunque en una categoría superior, y sobre todo en Primera, hay más nivel. He venido para intentar repetir esas cifras, seguir creciendo individualmente y así ayudar al equipo a que reconduzca la actual situación.

¿Prefieres marcar o asistir?
Siempre es más bonito marcar, aunque yo lo celebro igual. Estoy más habituado a dar asistencias.

En el Rayo tenias mucha conexión con la afición. ¿Qué te pareció la respuesta de los pericos el pasado domingo contra el Mallorca?
Fue algo increíble. El Rayo tiene una hinchada diferente, que siempre está con el equipo y es de alabar, pero lo vivido contra el Mallorca fue increíble. Fue especial ya antes del partido, después con el mosaico, apretando en cada jugada… Esto es lo que va a hacer que nos salvemos. Que la afición nos ayude así y se convierta en un jugador más es muy importante.

¿Estás en el mejor momento de tu carrera?
Se podría decir que sí en cuanto a madurez y experiencia, aunque aún me considero un jugador joven.

Tras quitarnos un peso de encima al ganar al Mallorca nos enfrentamos a un Sevilla algo tocado. ¿Es un buen momento para dar un golpe sobre la mesa?
Tenemos una plantilla muy buena que no merece estar en la posición en la que nos encontramos. Creo que actualmente podemos plantar cara a cualquier rival tanto en casa como fuera, y vamos a ir al Sánchez Pizjuán a por ellos. Están en un momento difícil y queremos quitarles los tres puntos en su campo.

Puntuar en el Pizjuán sería decir muy alto que este equipo quiere salvarse, ¿no?
Eso es lo que pasa por nuestras cabezas. Estamos centrados en el objetivo, confiamos en lograrlo, pero para ello hay que seguir sumando de tres en tres.

Última hora
Galerías de fotos
COPA DEL REY DEL 2000
Encuesta del 22/05/2020

¿Cuál es el gol que más recuerdas de la Copa del Rey del 2000?

8.1%
79.9%
12%