Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

CRÓNICA ESPANYOL-VILLARREAL DE COPA DEL REY (3-1)

A cuartos mostrando garra

El doblete del Panda, que celebró a lo grande su cumpleaños, y el tanto de Piatti certificaron la sufrida y luchada eliminatoria de octavos de final ante el Villarreal

Marta Mendoza Marta Mendoza
17/01/2019

 

Tocó sufrir más de la cuenta, pero el Espanyol logró su objetivo y se hizo con el billete para cuartos de final de la Copa del Rey tras imponerse al Villarreal por 3-1 en un choque que con dos penaltis casi seguidos se puso muy de cara, pero que los castellonenses se empeñaron en complicar luchando como gato panza arriba. Las sensaciones no fueron para tirar cohetes, pues sigue pareciendo que este conjunto perico parece tener cierta facilidad para complicarse, pero pese a ello, cumplieron con el trámite y ya aguardan rival en una competición que ilusiona y que debe ayudar a creer y a ir hacia arriba. Este trabajado triunfo debe ser el ansiado punto de inflexión que necesitan los de Rubi, que saltó al verde con un once más reconocible que su rival, que ya pensando el Liga -está en descenso- hizo muchas rotaciones con una mezcla de veteranía y consistencia, y juventud y descaro arriba.

Inicio de partido de esos que no hacen afición, todo lo contrario. Pues hubo muchos fallos en la salida de balón y escasas, casi por no decir nulas, ocasiones en un partido e vuelta de octavos en el que fue el cuadro perico el que mostró más intensidad y quiso ir a por el partido. Empezaron fuertes los pupilos de un Rubi muy metido y activo en el área técnica dando instrucciones a sabiendas de la importancia del choque. Y es que es bien sabido que en Liga últimamente la situación no está siendo un camino de rosas, y de ahí a que el cuadro perico tratara de encontrar el bálsamo en la Copa, que buscara una inyección de moral.


La fe tuvo premio

El juego no era fluido, y las imprecisiones constantes, pero la medular era perica. Jugaba más el Espanyol en campo contrario y merodeaba el área de los gorguets, aunque sin generar peligro real más allá de un blando disparo de Puado y un testarazo de Naldo a la salida de un córner. Hasta que tras varias intentonas, Borja Iglesias, en una jugada asociativa en las inmediaciones de la meta visitante cuando corría el minuto 31, Borja Iglesias forzó el penalti y Piatti se encargó de transformarlo para encarrilar el pase tras engañar por completo a Andrés Fernández. Este gol fue un alivio y una bocanada de aire para un equipo y un banquillo que lo celebró con rabia. Sin duda, la cosa se animaba a medida que avanzaban los minutos.

Pero lo más surrealista del encuentro fue que casi todavía cuando se estaba celebrando el primer gol, nuevo penalti a favor del Espanyol. Cosas del fútbol. Error garrafal de la defensa visitante, Puado, en un acto de fe y buena presión le roba la cartera a Layún y éste, en intento desesperado por enmendar su pérdida, derriba claramente al canterano dentro del área. Y tras unos momentos de misterio y suspense, entró el balón al fondo de las mallas después de que el arquero del Villarreal llegara a tocar el disparo de un Borja Iglesias que celebró su cumpleaños viendo puerta. La eliminatoria no podía poderse más de cara en escasos cinco minutos. En los cuales el Espanyol tocó la gloria y el Villarreal vio sepultada cualquier esperanza. Justo lo contrario de lo que sucedió en La Cerámica, pues recordemos que los de Rubi en un tramo final para olvidar dilapidaron una renta de 0-2.

Pero la realidad es que lejos de venirse abajo, que hubiera sido lo lógico tras dos duros mazazos, el Villarreal poco tardó en reaccionar. Casi acto seguido, en el 41’, se volvió a meter en la eliminatoria con un golazo de Chukwueze tras romper hacia adentro y colocando una inalcanzable rosca para Roberto. Así que se llegó al descanso con el partido loco y con todo por decidir en la reanudación. Con un Espanyol que se las prometía muy felices y que en una desafortunada acción vio como le recortaban distancias.

Y la reanudación empezó con malas noticias. El Villarreal mordiendo y con Pedrosa cayendo lesionado. Una pena que el canterano, muy incisivo en ataque, no pudiera seguir y tuviera que ser sustituido por Dídac.

Se rehizo el Espanyol y guiado por Darder volvió a irse hacia arriba. Aunque seguía peleando el conjunto dirigido por Luís García Plaza, que en una falta desde la frontal botada por Layún metió el miedo en el cuarto perico y por un momento heló del todo un RCDE Stadium que presentó una pobre entrada (11.171 espectadores) pese a todo lo que había en juego. Por suerte, el lanzamiento se estrelló en el travesaño. Pero eso no evitó que empezara a palparse cierto nerviosismo e impaciencia en la grada a medida que los visitantes ganaban enteros. Los fantasmas de los últimos errores que les han condenado pese a merecer más, empezaban a hacer acto de presencia. Había dudas e incertidumbre, aunque no acciones de peligro real.

Pero el Panda, como les decíamos, cumplía años y tenía ganas de rugir y festejarlo a lo grande.  Así que no falló en un remate con todo a su favor para establecer el 3-1 y dejar, ya sí, la eliminatoria encarrilada.

Gerard Moreno quiso ponerle emoción de nuevo al choque y estuvo cerca, pero la defensa perica estuvo muy sólida y despejó bien todo lo que le llegó.

Más contratiempos

En el Espanyol está claro que nunca pueden estar tranquilos y una nueva baja hizo acto de presencia. En este caso, David López, una pieza clave, tuvo que ser atendido y retirarse -el canterano Lluis López entró en su lugar- del terreno de juego. Sin duda, otro mazazo para un Espanyol plagado de lesiones que ve como su defensa queda tocada.

Fueron pasando los minutos y el Espanyol, cómodo con la renta y jugando con el ansia y los nervios rivales, vio como el choque moría sin nada más que destacar, más allá del intento de Borja de firmar un hat-trick. Acabó tocando a placer y cerrando el choque con el oficio que tanto necesitaba tras varios desengaños. Sin duda, este resultado y el pase a cuartos, debe ayudar a que este equipo se sacuda los complejos y afronte el futuro, especialmente en esta competición, con ambición y esperanza. Este es el camino.

Ficha técnica:

3 - Espanyol: Roberto; Javi López, David López (Lluís López, min.79), Naldo, Pedrosa (Dídac Vilà, min.47); Darder, Álex López, Marc Roca; Javi Puado (Melendo, min.64), Piatti y Borja Iglesias.

1- Villarreal: Andrés; Miguelón, Pepe Castaño, Bonera, Layún; Samuel Chukwueze, Fuego, Cáseres (Trigueros, min.78), Pedraza (Iván, min.83); Raba y Bacca (Gerard Moreno, min.69).

Goles: 1-0, min.33: Piatti, de penalti; 2-0, min.38: Borja Iglesias, de penalti; 2-1, min.42: Samu Chukwueze; 3-1, min.74: Borja Iglesias;

Árbitro: González Fuertes (colegio asturiano). Amonestó a Cáseres (min.29), Bacca (min.33), Layún (min.39), Dídac (min.58) y Javi Fuego (min.90).

Incidencias: partido de vuelta de los octavos de final de la Copa del Rey disputado en el RCDE Stadium ante 11.171 espectadores. 

Última hora
Galerías de fotos
29º APLEC DE PENYES
Encuesta del 19/07/2019

¿Qué le parecen la segunda y tercera equipación del Espanyol?

80.6%
19.4%