Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

24 jugadores han defendido las dos camisetas

Cambiar el Espanyol por el Betis no da resultado

Borja ha sido el último, pero Gonel, Canito, Job, Chica, Verdú o Pau son algunos de los casos que no acertaron con esa decisión

Jordi Luengo Jordi Luengo
27/06/2020

 

Cualquier cambio en la vida suele tener algún riesgo, pero hay algunos que parece que están encaminados al fracaso. El pasado verano Rubi y Borja Iglesias decidieron hacer las maletas rumbo a Sevilla para convertirse en dos de las piezas importantes del Betis después de haber tocado la gloria con el Espanyol. Cambiaron jugar en Europa por un proyecto que no estaba del todo claro y unas mejores condiciones económicas. El Espanyol perdía al arquitecto y al goleador de su sueño europeo. Un año después, sus rendimientos y resultados están lejos de los que lograron en el RCDE Stadium. Para empezar, el técnico, junto a su cuerpo técnico, fue cesado el pasado sábado tras perder en Bilbao poniendo fin a una aventura que ha durado mucho menos de lo esperado. El delantero, por su parte, solo suma tres goles –uno de ellos ante el Espanyol-, mientras que el año pasado a estas alturas ya llevaba 12 y acabó el campeonato con 17 tantos. Con su salida, se convertía en el noveno jugador que fichaban directamente al Espanyol y en el 24 que jugaba en ambos equipos.

De Barcelona a Sevilla
Gran parte de los otros 14 que defendieron la blanquiazul antes que la verdiblanca podrían decir que cualquier tiempo pasado fue mejor, ya que sus experiencias en el Benito Villamarín no fueron muy positivas. En la era Cornellà han sido cuatro los espanyolistas que han pasado directamente del feudo perico al Benito Villamarín. El primero fue el canterano Javi Chica, quien en mayo de 2011 se despedía del club de su vida, donde había estado 15 temporadas, al no renovarle su contrato y, a continuación, fichó por el conjunto bético. Dejó el club tras una temporada en la que fue importante para Pochettino, jugando 28 partidos de titular. En Sevilla, donde estuvo tres temporadas, ya nada fue igual, aunque jugó una media de 20 partidos por campeonato.

Dos años después, en verano de 2013 fue Joan Verdú el que no alcanzó un acuerdo con la entidad perica y también salió libre dirección al Villamarín. Tras cuatro años siendo importante en Cornellà, en su última temporada vivió su mejor momento jugando 37 partidos de titular y siendo el máximo goleador del equipo con 9 tantos. Se iba tras firmar, seguramente, su mejor año como profesional y siendo muy querido por la afición. Pero en Sevilla los aplausos se convirtieron en pitos y solo estuvo un año.
Por su parte, Pau López, tras formarse en la cantera perica, salió por la puerta de atrás al no querer renovar su contrato en verano de 2018 y un año después el Betis hacía uno de los negocios de su vida al venderlo a la Roma por unos 23 millones. Ninguno de los tres triunfó y ahora, si las cosas no varían mucho, Borja podría correr la misma suerte.

Otro al que el cambio de aires tampoco le salió bien fue al inolvidable José Cano ‘Canito’. Solo tenía unos colores y estos eran los blanquiazules, pero tras haber formado un lío en pretemporada con Maguregui, le dijo al club que “o él o yo”. El Espanyol le dio la carta de libertad, condición que exigían todos los pretendientes del defensa. Firmó por tres años con el Betis, pero aparecieron los pecados del pasado y no acabó de rendir como se esperaba de un jugador de su calidad.

Gonel, el primer caso
El primer jugador en viajar de Barcelona a Sevilla fue Julián Gonel. El defensa de Castellón estuvo dos temporadas en el Espanyol (1940-1942) y se fue al Betis de Cesáreo Baragaño que acababa de subir a Primera. Pero la temporada de su estreno con la verdiblanca, pese a tener protagonismo, le dejó un pésimo recuerdo, ya que descendieron a Segunda. José Pardo, Mariano Gargallo, Francisco Grau Pla, Jaume Sabaté, Jordi Amat, Dídac Vilà y Sidnei completan la relación de jugadores que primero compitieron con la blanquiazul, mientras que Manolín Fernández, Janos Kuszmann, Yanko Daucik Ciboch, Gabino, Ito, Sergio García, Cañas, Salva Sevilla y Leo Baptistao hicieron el camino contrario. El de Bon Pastor acabó siendo uno de los últimos ídolos de los pericos.

Última hora
Galerías de fotos
COPA DEL REY DEL 2000
Encuesta del 09/07/2020

¿Una vez consumado el descenso, a quién señala como máximo responsable?

9.9%
28.7%
61.4%