Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

CERRAR LA PORTERÍA, CLAVE PARA RESURGIR

Abelardo y los fichajes mejoran las prestaciones

En las últimas jornadas se ha revertido la mala tendencia de goles encajados

Marta Mendoza Marta Mendoza
19/02/2020

 

Detrás del primer triunfo en casa, del empate en Sevilla,y la mejora de resultados desde la llegada de Abelardo al banquillo hay más de una explicación. La primera el buen hacer del técnico gijonés al frente del equipo, ya que desde su llegada ha demostrado saber conectar bien con unos futbolistas que anteriormente no encontraron la luz con las propuestas de David Gallego ni Pablo Machín. El Espanyol no era un equipo reconocible y muestra de ello es el ‘título’ que ostenta como equipo más goleado de la categoría con 42 tantos en contra, 23 de ellos en casa y 19 a domicilio. Unas cifras que evidencian la fragilidad defensiva del equipo y el mal momento de varios futbolistas, ya que gran parte de ellos han llegado por errores individuales que han salido muy caros. Pero por suerte, esta tendencia parece haberse revertido desde principio de año, además de haber dado un paso al frente cara a gol. Y gran culpa de ello la tiene el citado nuevo míster, así como tres de los refuerzos que han llegado este invierno. Cabrera ya se ha colgado los galones en la solapa de su zamarra y lidera la zaga como nadie. Es innegable que aporta solidez defensiva y ante el Mallorca fue una pieza clave para volver a dejar la portería a cero 13 jornadas después, y por tercera vez en toda la temporada. Un aspecto en el que se venían manejando mejores cifras, ya que si echamos un vistazo al número de veces que, en la era Cornellà, el equipo había terminado un partido sin encajar transcurridas 23 jornadas, vemos como la media es de seis, el doble que ahora.

Siendo la campaña 2011-12 la mejor en ello, ya que con Cristian Álvarez bajo palos el cuadro blanquiazul a estas alturas había estado nueve choques sin recoger el balón del fondo de la red. Aunque eso finalmente no fuera suficiente para terminar la campaña firmando el mejor registro en cuanto a goles encajados. Ese buen dato, desde que se estrenara el nuevo estadio, fue en la temporada 2017-18 con un total de 42 con Pau López defendiendo el marco perico. Y curiosamente, en el lado opuesto, el curso que más se encajó también fue con el bajo palos en la 2015-16, cuando finalmente fueron 74 las veces que se recogió el balón del fondo de las redes en el campeonato doméstico.

Como les decíamos, la llegada de Abelardo ha supuesto un cambio importante en la marcha del equipo. Y muestra de ello es la rebaja en la media de goles encajados por partido. Antes de su llegada era de 1,8 mientras que ahora es de 1,33. Se han minimizado errores y eso ha llevado al equipo a firmar nueve puntos de los últimos 18 posibles, lo que supone sumar un 50% de lo que hay en juego. Promediando así el triple que con Machín, que fue destituido con un pobre cinco de 30 (16,6%), y doblando el 20,8% de Gallego con sus cinco de 24. Así pues, a día de hoy, el actual Espanyol proyecta 42 puntos, cifra que significaría la permanencia, y además, en una clasificación desde la llegada del gijonés los pericos serían sextos. Datos que, aunque todavía quede mucho por delante, invitan al optimismo. Además, cabe destacar que ahora la diferencia respecto a la zona de permanencia es de dos puntos, mientras que en su día, cuando el de Súria fue cesado era de tres y posteriormente con Machín, esta se alejó hasta cinco.

Tira de experiencia
El asturiano llegó con la misión de revitalizar anímicamente al vestuario y lo ha logrado con un fútbol sencillo, un 4-4-2 clásico, un discurso realista y unas alineaciones en que la veteranía es un grado y de ahí a que futbolistas como Matías Vargas, Víctor Gómez, Pedrosa, Pol Lozano o Campuzano hayan pasado a un segundo plano. Abelardo sabe de qué va la lucha por salir del pozo y está aplicando, punto por punto, lo que le dio frutos con el Alavés.

La gran clave era mejorar en casa, y eso se ha logrado con creces con el meritorio empate en el derbi y logrando, al fin, el primer triunfo de local de la temporada ante el Mallorca. Eran muchos los factores a corregir y, por suerte, en esa larga lista cada vez hay más ítems tachados tras ser subsanados. Y un claro ejemplo de ello son los errores individuales, los cuales se convirtieron en un peaje muy caro como evidencia el hecho de que de los 40 tantos encajados en total, solo en 10 fueron desajustes grupales a nivel defensivo. En el resto, un jugador u otro salió retratado en la foto.

Última hora
Galerías de fotos
ESPANYOL-ATLÉTICO (1-1)
Encuesta del 27/03/2020

¿Cree que Raúl de Tomás está llamado para marcar una época en el Espanyol?

37.3%
11.9%
50.7%