Diario La Grada Atlético | Martes, 16 de octubre de 2018

12:56 h. LIGA IBERDROLA

Remontada vital del Atleti Femenino ante un bravo Santa Teresa (2-1)

El conjunto extremeño puso las cosas muy difíciles a las rojiblancas

Adrián Beloki 03/02/2018

CRÓNICA. El Atleti Femenino remontó a un bravo Santa Teresa en casa para conseguir una victoria crucial (2-1) para seguir metiendo presión al FC Barcelona.

Con un césped dañadísimo por las inclemencias metereológicas y lejos de su estado óptimo, el Atleti Femenino recibía a un Santa Teresa con el agua al cuello. El conjunto extremeño ofreció una imagen impecable en el Cerro del Espino. Consiguieron adelantarse con un gol de Mariana en la primera mitad y a punto estuvieron de llevarse al gato al agua. El Atleti conseguiría despertar en el segundo periodo para remontar con tantos de Ludmila y Esther para volver a poner la pelota en el FC Barcelona.

La Liga Iberdrola está creciendo a pasos agigantados. Cada vez es más posible que equipos de la parte baja planten cara a los gigantes y tanto FC Barcelona como el propio Atlético lo han probado esta temporada en sus propias carnes. El Santa Teresa completó una primera mitad de mucho mérito y mereció irse al descanso por arriba, merced al tanto de Mariana, que batió a Lola por el palo largo en el uno contra uno. El Atleti tuvo el balón pero no ocasiones claras en ese primer periodo.

La charla de Ángel Villacampa debió de surtir efecto, puesto que las rojiblancas salieron totalmente enchufadas al terreno de juego. Una vez más, sería Ludmila Da Silva (4 goles en las últimas 5 jornadas) sería quien acudiera al rescate de las colchoneras, con un cabezazo incontestable a centro de Sonia Tribano. El gol terminaba por igualar el encuentro después de clarísimas ocasiones que Sonia y Corredera no habían sabido materializar, incluso topándose con el palo. El partido se volcaba sobre la meta extremeña, pero el segundo tanto seguía sin llegar. Y así, a cinco minutos del final un saque de esquina volaba al segundo palo superando por alto a la guardameta visitante, para que Esther metiera la bota que dejaba los tres puntos en Majadahonda.