Error 8: Constant SERVER_ESTATICOS already defined
Un punto salvado con el corazón en un puño - Diario La Grada

CONTRACRÓNICA

Un punto salvado con el corazón en un puño

Me puse en la piel de Iria, su mujer, que le estaba siguiendo por televisión como una perica más y con una taza del Espanyol

Xavier Ensenyat

Siempre sienta bien marcarle en el último suspiro a un conjunto que viste de azulgrana. Sobre todo si con ese tanto evitas que te vuelvan a colgar el sambenito de equipo-aspirina.
Pero como toda batalla tiene sus daños colaterales, Juan Ramón López Muñiz fue destituido. Una lástima porque el Levante (un club con solera en el que jugó el inolvidable perico Carlos Caszely) era el único de la zona baja que podía presumir de no haberse cargado a su entrenador. Hasta ayer.

Fue un encuentro accidentado en un domingo en el que ya nos había sentado mal el desayuno por la muerte repentina del futboilista transalpino Davide Astori. Incluso antes del pitido inicial en el Ciutat de València, Sergio García, que iba a repetir en el once titular después de ser decisivo ante el Real Madrid con la asistencia de gol a Gerard Moreno, sintió molestias en el adductor y cayó de la convocatoria.
El corazón se nos encogió con el brutal choque entre el albanés Sadiku y nuestro Pulpo Diego López. Respiramos aliviados cuando, tras unos minutos de nerviosismo, se levantó por su propio pie...pero qué mal lo pasamos. Me puse en la piel de Iria, su pareja. ¡Qué susto debió llevarse! Justo antes del partido, había escrito un simpático mensaje en las redes sociales, con una foto de una taza del Espanyol y mostrándose preparada para ver el encuentro por televisión. Iria, por cierto, presume de tener dos niñas pericas, más una tercera que viene en camino. ¡Graciñas por hacer espanyolismo!

Resultado justo
Centrándonos en aspectos puramente deportivos, el 1-1 hace justicia a lo que se vio sobre el terreno de juego. No merecíamos perder, aunque tampoco hicimos méritos para llevarnos los tres puntos ante un rival que ya suma 15 partidos seguidos sin ganar.
El Espanyol bombardeó a su rival con muchos centros de sus laterales, ya que tanto Aaron Martín como, sobre todo, Marc Navarro llegaban con mucha facilidad a las inmediaciones del área rival. Sin embargo, ninguno de ellos tuvo premio. Quizá se abusó de este aspecto del juego, en vez de buscar el uno contra uno (Marc Navarro está más que capacitado para ello) o más asociaciones con los dos delanteros. Fue Jurado, con un afelpado toque de balón, quien teledirigió la pelota al pie a Leo Baptistao, prácticamente en el área pequeña, por lo que el italobrasileño remató con facilidad a la red.

En uno de esos muchos centros laterales, por cierto, tuvo que señalarse penalti por manos del zaguero charrúa Cabaco, el mismo que estaba en fuera de juego cuando fue agarrado por Marc Navarro en la jugada del injusto penalti. Por cierto, el otro central granota responde al curioso nombre de Rober Pier, que me recuerda de forma irremediable a Robespierre, que acabó con su cuello en la guillotina durante la Revolución Francesa.

Leo Baptistao salvó un punto pero dio la nota en la zona mitxa, cuando le preguntaron sobre su gol in extremis. No captó la última palabra y le pidió al periodista si pedía repetirle la pregunta en castellano porque el catalán aún no lo entiende, pese a que lleva más de un año y medio con nosotros. Menos mal que la expresión ‘in extremis’ procede del latín y que su idioma materno, el portugués, es una lengua románica. ¡Parabéns!

Outbrain