Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Selecciona la edición que deseas consultar:

 

Futbolista muy potente físicamente y con una gran zancada

Soler, un gran puñal como carrilero zurdo

VÍCTOR MELERO BARCELONA
20/08/2017

 

Con motivo del partido que disputaron en la noche de ayer el Sevilla y el Espanyol en el Ramón Sánchez Pizjuán, queremos recordar en esta sección a un futbolista que estuvo en ambos conjuntos y que llegó a jugar un total de cinco campañas en el cuadro perico teniendo una gran participación.

Estamos hablando de Miquel Soler (Hostalets d’en Bas, Girona, 1965) conocido futbolísticamente como el “Nano”, un jugador que se convirtió en el gran amo del lateral izquierdo perico por su gran zancada y su gran poderío físico que le convirtió en un auténtico puñal por esa banda. Además, también podía ocupar varias posiciones del centro del campo.

Soler llegó al Espanyol procedente del Olot con tan solo 18 años, siendo todo un crío. Azkargorta, técnico perico para la temporada 83-84, confió en él para el proyecto espanyolista y la verdad que ya en su primera campaña como blanquiazul dio muestras de su gran potencial disputando 22 partidos de liga y contribuyendo a que el equipo terminara en una cómoda décima posición en el campeonato doméstico.

Tras unas temporadas 84-85 y 85-86 donde el futbolista gerundense apenas pudo tener continuidad con el conjunto de Azkargorta, a partir de la siguiente campaña sufrió un cambio radical para bien. De hecho en la 86-87, con Javier Clemente de entrenador, disputó nada más y nada menos que 41 partidos de liga, convirtiéndose en una pieza muy destacada de un conjunto catalán que acabaría el campeonato en una muy meritoria tercera posición, solo por detrás del Real Madrid y del Barcelona, grandes dominadores de aquella época.

Rozando el éxito

Dada esa gran clasificación, el Espanyol acabaría disputando en la siguiente temporada, que a la postre ser convertíria en la última de Soler como perico, la Copa de la UEFA. El cuadro blanquiazul se presentaba en la competición como un conjunto que llevaba tiempo haciendo las cosas bien pero que siendo realista veía muy difícil poder llegar lejos en ese campeonato europeo, teniendo en cuenta que conjuntos del potencial del Inter, el Milan, o el Borussia Monchengladbach también participaban.

No obstante, tras superar a estos rivales en eliminatorias de ida y vuelta, el conjunto perico se presentó por primera vez en una final europea. El rival, el Bayer Leverkusen, un equipo que tampoco había llegado tan lejos en una competición europea. A priori, pericos y alemanes debían de disputar una final muy igualada, y así fue.

En el partido de ida disputado en el mítico estadio de Sarrià, Soler salió de inicio en un conjunto blanquiazul que fue capaz de ganar con autoridad en su feudo por 3-0, con dos goles de Losada y uno del propio Soler.

Este resultado obtenido en el primer partido de la final parecía que sería insalvable para un conjunto alemán que se vio superado en todo momento por un Espanyol apoyado por una afición perica que llenó hasta la bandera el coliseo espanyolista. No obstante, en el encuentro de vuelta, que a la postre resultaría decisivo, el equipo alemán, tras una primera parte controlada por los pericos, consiguió igualar la eliminatoria en tan solo 45 minutos, con lo que la final tuvo que decidirse en la tanda de penaltis. Ahí, el cuadro alemán fue más efectivo y echó por tierra las esperanzas pericas de conseguir su primer título europeo.

Como dato curioso, cabe destacar que el propio Soler fue el único jugador de la plantilla espanyolista que disputó todos los minutos de esa competición aquel curso futbolístico. Una muestra del protagonismo que fue adquiriendo el jugador en el Espanyol.

A diferencia de la Copa de la UEFA, en liga, en cambio, el conjunto blanquiazul realizó una temporada más bien mediocre, quedando a tan solo dos puntos de la promoción de permanencia y ofreciendo una imagen más bien pobre.

Más allà del Espanyol

Tras finalizar esa temporada, Soler abandonó el club perico rumbo al Barcelona, para posteriormente pasar por equipos de mucho renombre como el Sevilla o el Atlético de Madrid.

Además, fruto de su buen rendimiento con el Espanyol, se produjo su debut con la selección española, que tuvo lugar en abril de 1987, en un encuentro de clasificación para la Eurocopa del 88 ante Rumanía. De hecho, fue internacional en nueve ocasiones y tuvo el privilegio de formar parte de la selección que disputó ese campeonato de Europa. 2

Última hora
Galerías de fotos
ESPANYOL-VILLARREAL (1-1)
Encuesta del 21/04/2018

¿Tras la destitución de Quique Sánchez Flores, irá al RCDE Stadium el próximo sábado frente a la UD Las Palmas?

80%
16%
3.9%