Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Selecciona la edición que deseas consultar:

 

gran poderío ofensivo

Florin Raducioiu, con el gol entre ceja y ceja

Víctor Melero
26/06/2017

 

En esta ocasión, escribiremos en esta sección sobre un jugador que estuvo un total de tres temporadas en el Espanyol y que, por momentos, dejó destellos de gran futbolista. Estamos hablando de Florin Raducioiu (Bucarest, Rumanía, 1970), un delantero centro que poseía una velocidad endiablada y que era muy efectivo en el uno contra uno. Muy peligroso con espacios, aunque con defensas muy compactas y poco adelantadas tenía mayores dificultades para ver portería.

Sus inicios

Florin llegó al Dinamo de Bucarest, uno de los conjuntos con mayor prestigio del fútbol rumano, a la temprana edad de ocho años para formar parte de sus categorías inferiores. Viendo la notable evolución del delantero, con tan solo 16 años ya debutó en la Primera División de su país y ya empezó a dar muestras de su verdadero potencial.

Con 20 años, y ya habiendo tenido un cierto recorrido en la liga rumana, el ariete despertó el interés de varios clubes europeos, entre ellos el Bari, que acabaría firmando al futbolista.Hellas Verona y Brescia –donde acabaría marcando 13 goles en liga- fueron sus siguientes destinos antes de ser traspasado a uno de los equipos más grandes de Europa, el Milan.

Llegada al Espanyol

Tras su poco fructífero paso por el club lombardo, Raducioiu llegó al Espanyol en el verano del 94 a cambio de unas 400 mil pesetas, en la temporada del regreso del conjunto espanyolista a la máxima categoría del fútbol español.

Al futbolista rumano le atrajo el nuevo proyecto del Espanyol comandado por el técnico José Antonio Camacho, en el que Florin debía de convertirse en uno de los principales referentes ofensivos del equipo.

En su primera temporada como perico, la 94-95, el Espanyol realizó una campaña extraordinaria en Liga terminando en sexta posición, empatado a puntos con el Sevilla, que acabaría disputando competición europea.

Ese curso, el delantero rumano fue capaz de anotar nueve goles en 30 partidos de Liga y tuvo en Jordi Lardín un extraordinario complemento en la parcela ofensiva.

Luces y sombras

Si en la anterior temporada el protagonismo de Florin fue muy destacado, en la 95-96, su rendimiento fue más irregular, motivado principalmente por una lesión en el codo que le apartó durante nueve jornadas de los terrenos de juego y también por la entrada en el equipo de jugadores como el paraguayo Benitez o Urzaiz, que ofrecieron mucho poder ofensivo al cuadro perico.

No obstante, el Espanyol de Raducioiu, esa temporada tuvo un rendimiento sobresaliente tanto en Liga como en Copa del Rey. En la competición doméstica el cuadro blanquiazul terminó en una meritoria cuarta posición que le acabaría clasificando para la Copa de la UEFA. Además, en Copa llegaron hasta la semifinal tras apear en cuartos al Real Madrid y caer en la penúltima ronda ante el Barça por un global de 5-3.

Viendo el papel cada vez menos importante que tenía Florin en el conjunto espanyolista, el jugador rumano decidió irse cedido en verano del 1996 al West Ham inglés. Apenas tenía 26 años y no podía estar una temporada en blanco, con lo que el rumano vio en el conjunto de las islas una buena opción para seguir contando con minutos.

No obstante, fruto del poco protagonismo que tuvo en el conjunto inglés, Florin decidió regresar al Espanyol a partir de enero del 1997. En este sentido, con Miera como técnico, Florin casi no contó con minutos y no fue hasta la llegada de Paco Flores al banquillo que volvió a ser titular hasta final del curso, ayudando al Espanyol a terminar en media tabla en Liga y a llegar hasta los cuartos de final de la Copa del Rey. Incluso marcó los dos goles de la victoria del Espanyol en el último derbi en Sarrià ante el Barcelona.

Su marcha

Terminada esa campaña, el futbolista decidió cambiar de aires y acabó fichando por el Stuttgart alemán. Italia, Rumanía y Francia fueron sus últimos destinos futbolísticos de un jugador que es de los pocos que ha llegado a jugar en las cinco grandes ligas del panorama europeo. 2

Última hora
Galerías de fotos
PRIMER ENTRENAMIENTO PRETEMPORADA 2018-19
Encuesta del 20/07/2018

¿Cree que seguirá David López en el Espanyol?

35.5%
19.4%
45.2%