Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Selecciona la edición que deseas consultar:

 

opinión jose sánchez

¡Vuelve Quique!

A pesar de las muchas decepciones que me he llevado con Quique, sigo pensando que es el único que puede reflotar el equipo

José Sánchez José Sánchez
03/02/2018

 

Mañana tenemos la tercera entrega de nuestra particular ‘Guerra de las galaxias’ en la que se han convertido los derbis y en los que ‘El imperio’ de los 900 millones amenaza con destruirnos.
En los últimos años, los derbis pasan sobre nuestro nido como un vendaval que lo destruye casi todo. Justo antes del reciente cruce copero el equipo estaba en su mejor momento de la temporada y, tras la eliminación, tropiezos ligueros incluidos, volvemos a tentarnos la ropa mirando de reojo el pozo de la tabla, ahogados en un mar de dudas.

Hay que levantar la cabeza. El domingo tenemos una gran oportunidad de rehacernos a todos los niveles, a pesar de que el equipo está muy tocado anímicamente, más si tenemos en cuenta que el míster parece haber adoptado una actitud a lo Pilatos: ‘yo me lavo las manos de lo que ocurra en adelante porque no soy responsable’. Pero ya hemos demostrado que se puede hacer y debemos aferrarnos a que, este curso, hemos sido los únicos que los hemos doblegado.

Pero hay que mirar más allá del derbi. Imagino que en la reunión de esta semana con Mr. Chen, Quique sacó su libreta de agravios y arrancó del presidente un nuevo compromiso: nuevos objetivos, más ajustados a la realidad del equipo y, cómo no, buenos emolumentos ligados a esos objetivos. Puede incluso que su salida ya esté pactada y su aparente divorcio con la dirección deportiva se haya sellado con una tregua hasta final de temporada. El proyecto ha vuelto al ‘partido a partido’ y así hasta donde lleguemos.

Soy un seguidor poco apasionado -y últimamente bastante defraudado- de la saga de ‘La Guerra de las galaxias’. En la última entrega, ‘El último Jedi’, uno de los pocos alicientes que encontré fue descubrir el extraordinario parecido que tiene Lucke Skywalker (Mark Hamill) con nuestro entrenador. Se da la circunstancia de que Hamill se apartó del universo ‘galáctico’ hace casi treinta años y se dedicó a viajar en moto en plan ‘Easy Rider’ por el Big Sur californiano; se hizo hippy. Lo habían tentado muchas veces para que volviera, dando siempre la negativa por respuesta. Al final accedió a meterse otra vez en el papel del Jedi Lucke Skywalker, pero durante toda la peli aparece con cara de cabreado; desmotivado, como si estuviera estreñido. No debe haber disfrutado nada con la experiencia. Al verlo pensé: pues para eso mejor que no hubiera vuelto.

Con Quique me ocurre lo mismo. A pesar de las muchas decepciones que me he llevado con él y de que su gran aura filosófica se cayó por los suelos cuando coqueteó con el Stoke City, sigo pensando que es el único que puede reflotar el equipo, sobre todo teniendo en cuenta que el Consejo ya ha dejado claro que no piensa sustituirlo. El compromiso de los jugadores está fuera de toda duda porque los pesos pesados son canteranos. Y la afición siempre estará con el equipo, luego solo falta que la pieza clave del grupo, que es Quique Sánchez Flores, recupere el pulso, se olvide de agravios y demuestre que todo lo que dijo al llevar al club no eran solo palabras huecas. Necesitamos al mejor Quique para tirar para delante. No me gustaría concluir, como en el caso de Hamill (Luke Skywalker) que, para esto, mejor no hubiera venido.

Las noticias más...