Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Selecciona la edición que deseas consultar:

 

OPINIÓN

Viva el resultadismo

Juan Terrats
02/12/2017

 

Les tengo que reconocer que ya no piso el RCDE Stadium desde hace tiempo. El año pasado solo acudí una vez a Cornellà (acompañé a mis hijos a ver el duelo contra el Atlético). ¿Las razones? Un poco de todo, la pereza, la edad, los horarios, el trabajo y también los partidos de mis hijos. No tengo dudas: en caso de coincidencia de horarios, primero mis hijos. También es verdad que ha cambiado mi visión como socio de un club de fútbol. Lo normal es que cualquier seguidor vaya al campo a ver ganar a su equipo. Yo voy al campo a ver fútbol. Este deporte me divierte, me relaja. No me cansa. Hasta del partido más soporífero me quedo con alguna situación. Solo tengo claro que el fútbol es de los futbolistas. Los entrenadores están vendidos cuando el árbitro pita el inicio del encuentro. El fútbol es organización, pero también improvisacion, azar. Como dijo Bernando Acosta, jugador del Lanús de la década de los 60: “En el fútbol se pueden contar las cosas que se hicieron, pero no preparar las que se van a hacer”. El fútbol es una infinita incógnita, diría Dante Panzeri.

Estas situaciones se han dado en los últimos tres partidos que ha disputado el Espanyol en casa ante el Valencia, Getafe y Tenerife. El grupo de Quique realizó un excelente encuentro ante el Valencia, pero perdió por culpa de dos acciones puntuales. En cambio, el equipo jugó mucho peor ante el Getafe y ganó. Viva el resultadismo. El jueves ante el Tenerife, el árbitro nos ayudó para levantar una eliminatoria que se había puesto cuesta arriba.

Vi por la tele el Espanyol-Getafe. Quique lo resumió muy bien en la sala de prensa: “Ganar hoy era lo más importante”. Y punto. De ese insulso partido, saqué mis notas.
Que Quique sigue parcheando el equipo titular en la jornada 13.
Que el Espanyol cerró el encuentro en una acción de estrategia. Las acciones a balón parado son esenciales en todos los partidos, pero mucho más cuando los duelos se atragantan.
Que el Espanyol dejó su portería a cero. Gran noticia. Un buen sistema defensivo es clave para aspirar a grandes metas. Esta misma semana lo recordaba Michel, el técnico del Málaga. “Solo pienso y trabajo para que el equipo no encaje tantos goles”. Una plantilla que recibe goles no sale de los puestos de abajo de la tabla, sea en Primera o en una liga de alevines.

Que el futuro del Espanyol pasa inexorablemente por la cantera. Quique alineó a siete canteranos ante el Getafe -fueron ocho ante el Tenerife-. Es clave para el futuro del Espanyol.

Me alegra ver a Melendo jugar en Primera. Es un canterano al quien le ha costado entrar en un vestuario profesional. De pequeño, su futuro siempre estaba pendiente de un hilo cuando llegaba el corte de junio. Pero allí estaba David Fernández para darle continuidad. Por cierto, nadie del club ha explicado su marcha. ¿Por qué se ha ido del Espanyol?
David Fernández ha dejado Barcelona. Se ha convertido en un hombre fuerte en la estructura del fútbol base del Madrid. Ya tiene despacho en Valdebebas. Alucinante.