Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Selecciona la edición que deseas consultar:

 

OPINIÓN DE QUIQUE IGLESIAS

El valor de un vestuario sano

"El banquillo le está respondiendo a Quique a un nivel que pocos podían (podíamos) imaginar"

Quique Iglesias
19/01/2018

 

Muchos de nuestros pericos lectores tendrán ya un veredicto firme, inquebrantable, sobre el plebiscito al que se ha colocado a Quique Sánchez Flores tras el turbulento inicio de año. No hay más que poner la oreja en el bar de la Ciudad Deportiva o en cualquier corrillo espanyolista. Así que seguramente este artículo no servirá para cambiar ninguna opinión. Tampoco lo pretendo. Sirva para que la gente se dé cuenta de que hay algo más que una cara más o menos sonriente, un posado de mayor o menor alegría y que los discursos y su tono son de cada uno, a su estilo.


Vaya por delante que hasta los propios responsables de formar una plantilla tan amplia, ocupando las 25 fichas, reconocen que fue un error: hete aquí que se hayan marchado tres jugadores en este enero (Diop, Hernán y Álvaro) y ‘aquí no ha pasado nada’. Pero es tan verdad como que el banquillo le está respondiendo a Quique a un nivel que pocos podían (podíamos) imaginar. El último mes de competición, desde el cambio de sistema, el rendimiento de aquellos que se pasaron semanas sin rascar bola ni minutos está siendo excelente.
Quique debió acabar el derbi del miércoles con la satisfacción plena: Diego López paró el penalti, Naldo fue el mejor de la defensa, Duarte ha vuelto en el momento justo, Marc Navarro va al fin a más tras mucho mimo, Dídac rinde como mínimo al nivel de su competencia en la izquierda, Granero se atreve y se compromete, Melendo ya está en la historia… El Espanyol ganó el derbi con ellos, eh, que parece que para según quién solo el Barcelona se atrevió alineando un equipo de rotación… Maldito arte éste de maquillador profesional de la realidad.


Aplaudamos pues el trabajo en el día a día, porque estos futbolistas que están luciendo en Copa demuestran que se cuidan, que son buena gente y que se toman los entrenamientos como deben. El mérito es de ellos y del cuerpo técnico. Como los escribanos con sus borrones, siempre seremos capaces de encontrar algún pero… Marc Roca, el dorsal 21, merece que su caso en este mercado de invierno no acabe con malas caras. Sergio Sánchez sufre en silencio una situación incomprensible desde que llegó. Y queda Jairo Morillas, al que se le debe dejar marchar o darle un dorsal. Están en ello, nos consta.