Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Selecciona la edición que deseas consultar:

 

OPINIÓN

Vacaciones injustas

Carles Canut Carles Canut
05/01/2017

 

El cuerpo de Bomberos, sin duda el más sacrificado y peor recompensdo de nuestra sociedad, trabajó durante las Fiesta Navideñas, día y noche, velando por nuestra seguridad, y seguirán trabajando el resto del año como si para ellos no existiera el descanso. Miles de camareros trabajaron para que la gente en general, en sus días de ocio, pudieran ir a comer o cenar a restaurantes en los que las amas y los amos de casa descansan de su quehacer cotidiano. Y qué decir de médicos enfermeras, taxistas, conductores del servicio público, mecánicos, periodistas y centenares de profesiones abiertas al público que, con sueldos en algunos casos miserables, siguen al pie del cañón respetando así su profesión y la tarea que se les ha encomendado. Yo mismo, y mis compañeros actores y actrices, hicimos en el mismísimo día de Navidad, dos funCiones y en San Esteban una. ¡Normal! Sabemos quienes somos y para qué estamos. Pero hay un colectivo, el de los futbolistas, que se creen tocados por la Gracia de Dios y que ha disfrutado de unas muy inmerecidas vacaciones.
Es el colectivo que menos trabaja. Repasen las horas de entrenamiento que hacen al día y las que se usan en los partidos de competición. Cierto que son físicamente intensas, pero al terminar disponen de un sistema de masajistas, médicos e instalaciones que los dejan como nuevos y aptos para proseguir con su ¿trabajo? Y no nos paremos en los sueldos. Algunos son pecaminosos, lujuriosos, insultantes. El tridente de Zipi, sin ir más lejos se “embochaca” lo que no ganan doscientos camareros en un año. Y se han pasado quince días en sus lugares de orgien disfrutando de unos días que ya habían podido disfrutar de largo hace tan sólo cuatro meses, durante el verano. Y las familias que querían llevar a sus niños a los tradicionales partidos de Navidad se han quedado con las ganas. ¡No! Es absolutamente injusto. Alguien debería tomar cartas en el asunto y solucionar el problema. Para mi, causa más violencia que los cánticos de una grada de animación, sea cual sea ésta. Los ingleses, que de todo ésto saben más que los mediterráneos lo tienen claro. Durante las Navidades se juegan tres jornadas de liga. Son diferentes y no me extraña que hayan votado por el Brexit, para diferenciarse de la decadente y obsoleta Europa que debería revisar todas sus Instituciones si quiere ponerse al día y salvar su precario equilibrio. Los futbolistas, como cualquier otro colectivo, se deben a sus aficionados, al club, a la sociedad que les permite tener esa vida regalada, lasciva y desproporcionada en la que viven. Y que no me digan que unos futbolistas ganan más que otros porque eso ya lo sé. ¿Acaso los médicos ganan lo mismo? ¿Es que no hay arquitectos sin trabajo conduciendo un autobús? ¿Es que no hay mecánicos ejerciendo de barrenderos? En todas las profesiones existen personas a las que les va bien y a otras no tanto, sin contar a las que no les va en absoluto. Pero ninguna profesión te permite trabajar durante diez años y poder vivir de rentas el resto de sus vidas, ellos y sus familias en varias generaciones, como los futbolistas y otros deportistas de élite. Por lo tanto, ¡a trabajar!, a hacernos disfrutar de sus hablidades que para eso les pagamos todos los días del año.
Dicen que no habrá fichajes si no se marcha Demichelis. ¡Pues vamos bien! Está demostrado que si un club no tiene un director deportivo con criterio y personalidad (léase Monchi) el desastre deportivo y económico está servido. Cada entrenador que llega al club -y llegan a mares- se trae sus amigos técnicos, y jugadores, que cobran sus buenos dividendos a veces por no hacer nada positivo. Otra de la situaciones a las que hay que poner fin.
¡En fin! El tiempo nos abrirá los ojos. O los cerrará para siempre.
Endevant les atxes, Espanyol!!!

Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado puedes registrarte como Usuario de Diario La Grada

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla

 
Las noticias más...