Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Selecciona la edición que deseas consultar:

 

OPINIÓN MOISÉS HURTADO

Tratando de entender

Convivimos en una liga donde se premia la desigualdad y se fomenta que los dos gigantes de turno se repartan el pastel

Moisés Hurtado Moisés Hurtado
26/01/2018

 

Se hizo lo que se pudo y hay que estar orgullosos del esfuerzo del equipo. Nos mantuvieron con la ilusión hasta el final y pocas cosas podemos reprochar. Logramos aguantar el alto ritmo rival e, incluso, inquietarles en los tramos finales de ambos partidos. No obstante, bajo mi opinión y teniendo en cuenta que hablar a toro pasado es más sencillo, hubieron matices deportivos mejorables.

Sinceramente, no me gustó demasiado los planteamientos -por alineación más que por dibujo- en las dos primeras mitades. En Cornellà, aguantamos ante una versión algo diluida  del rival. En el Camp Nou, su alta exigencia nos tumbó quizás demasiado pronto. Me gustó el planteamiento defensivo, tratando de cerrar espacios y exigiendo desgaste al rival, sin embargo, meterte tan atrás sin tener opción a salir es morir tarde o temprano. Es decir, acumular nueve hombres por detrás del balón te lleva a dos opciones: salir a través del manejo del balón -aquí entendería la opción Granero/Darder, pero no en banda-, o salir a través de rápidas transiciones -sin tener a Leo, pocas opciones con piernas más que Didac/Victor S. quedaban-

En fin, convivimos en una liga donde se premia la desigualdad y se fomenta que los dos gigantes de turno se repartan el pastel. Para el resto, que vayamos a pescar algún contrato a Arabia S. y poco más. Como leí en las redes y para contextualizar a un equipo que va primero con amplia ventaja “le llega un fichaje que vale nuestro presupuesto de dos temporadas”. No obstante, ¿qué podemos hacer nosotros, en lugar de autoflagelarnos y caer en el victimismo más irremediable?

El otro día, tuve el placer de entrevistar a uno de los mejores periodistas de este país, corresponsal de guerra y perico reconocido, Enric González. Tratábamos de entender con él por qué aquí se daba una desigualdad tal,sin parangón, entre los dos equipos importantes de la ciudad. Aparte de destacar ciertos puntos claves a partir de los años 80’, también apuntó hacia nuestro “propio inmovilismo” como ente social. Es muy difícil concretar qué nos ha llevado hasta aquí, pero lo que es claro es saber concretar qué aspectos están en nuestra mano para poder cambiarlos. Definir nuestro modelo: si queremos cartera -no podemos competir- o cantera. Si queremos penetrar en la sociedad, y cómo, o estancarnos en nuestra burbuja. Son muchas preguntas de compleja respuesta. Quizás no es el momento, o quizás esté algo de bajón por esperar ese final de película épica que no se acabó de dar.

Las noticias más...