Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Selecciona la edición que deseas consultar:

 

OPINIÓN DE MOISÉS HURTADO

Sin presión

No sacar pecho no significa llevarlo hundido, sino saber quiénes somos y de dónde venimos

Moisés Hurtado Moisés Hurtado
19/01/2018

 

Que todavía queda un muy complicado partido de vuelta lo sabemos todos, pero el alegrón que nos hemos llevado con la primera victoria en Cornellà ante nuestro gran rival, no nos lo quita nadie. Además, la forma de conseguirlo: conexión canterana, gente que ha mamado qué significan estos partidos desde pequeñitos. Sin embargo, también me gustaría destacar el perfil del profesional. Diego López, no solo por el penalti, sino por saber, con una ficha millonaria para este club, seguir trabajando para cuando se le requiera y hacerlo tan bien como siempre. Es fácil acomodarse, quizás, en una situación que él puede ver injusta, con ese salario y sin continuidad. La parada es solo la anécdota, el reflejo de mucho trabajo detrás.

Y esa parada cambió drásticamente la mentalidad del grupo. Quique, imagino que premeditadamente, planteó un partido metalúrgico en la primera parte, para que pasaran pocas cosas. Sabía que piernas frescas desde el banquillo podían permitirle dar un golpe de efecto allí donde el rival solía ser fuerte: las segundas partes. El plan salió a la perfección, pero, al final, los detalles marcan el fin de la historia. Expulsión perdonada, penalti parado, acierto de cara a puerta... Los detalles a veces salen bien y otras no tanto.
Bien celebrado, con la esperanza de que bien acabe lo que bien empezó, hay que ser cautos de cara a la vuelta. Ernesto fue listo y nos ha querido trasladar la presión a nosotros comentando que, debido a la victoria, somos ahora los favoritos. Él y todos sabemos que no es verdad, sino solo una forma de trasladarnos la presión -pasó en la vuelta de ‘semis’ con él como entrenador del Athletic hace dos años-. Quique ha de trabajar mentalmente el partido. La presión ha aumentado. El resultado es magnífico pero luchamos contra un gigante que saldrá con todo. No nos equivoquemos, la necesidad ha de seguir siendo para ellos. Son los que están obligados a ganar a un presupuesto infinitamente inferior.

Nosotros, sin sacar pecho, hasta nos conformamos con que quieran desestabilizarnos cambiándonos el nombre o queriendo enfatizar lo que sucede en las gradas antes que lo del terreno de juego. Sin embargo, no sacar pecho no significa llevarlo hundido, sino saber quiénes somos y de dónde venimos, con la cabeza bien alta. El mérito del perico va mucho más allá del éxito o el fracaso a la hora de alcanzar el objetivo: reside en el trayecto de cómo vivimos este sentimiento. Sin ser más que nadie, pero menos tampoco.

Las noticias más...