Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Selecciona la edición que deseas consultar:

 

OPINIÓN

Rescaten la idea

Oriol Vidal Oriol Vidal
20/11/2017

 

No quería jugar a ratitos y se puso a jugar un rato. Sergio García revolucionó al Espanyol, con un plus de malicia, de picardía. Justo lo que pedía el vértigo perico de solo un plan, vertical y sin pausa. A fuerza de faletazos, todos los jugadores de calidad del equipo emergieron. Gerard fue más total que nunca, Jurado halló resonancias a sus lujitos y Darder volvió a encarnarse en la gran esperanza del equipo. Todo el bloque se comió al Valencia, quizá algo sobrado en su cálculo: Guedes y Carlos Soler, suplentes. Pero la avalancha que por momentos llegó a generar el Espanyol no tuvo la traducción merecida. Dos palazos (Gerard y Darder) y varias llegadas al tropel sin premio. Y Kondogbia y su golazo supusieron pura frustración. El RCDE trató de tú a tú al Valencia intratable, pero no acertó ante el imbatible.

Sin killer de 20 goles y con poco margen en el mercado (por el límite salarial y la rigidez en cada operación), no le quedan al Espanyol más que varios remedios: 1) no fustigarse demasiado y ahondar en la idea de ayer, que es la que ofrece el mejor regusto: si cuesta marcar goles, mejor pasar a generar las máximas ocasiones posibles; 2) reajustar el libreto de algunas piezas: Piatti no debe correr tanto y sí mejor (que Sergio le enseñe), mientras que Jurado y Darder tienen que darse alas el uno al otro para ser más profundos; y 3) no habrá evolución sin gestionar el desgaste, como prueba que los dos goles valencianistas vinieran de errores de piezas muy exigidas ayer: Aarón rechazó mal posicionado hacia la frontal para enviar el balón a Kondogbia, mientras que Víctor regresó a infantiles con un error impropio de su talla y bagaje. Cuando falta definición y tanto error te define, es que existe una erosión clara: la que produce cada partido y la que ya se acumula con peligro, ya sea por ansiedad o por estrés. Romper ese círculo vicioso será básico para no demorar una escalada factible.

Veremos hoy cuántas jornadas puede perderse Baptistao. Su concurso es fundamental, sobre todo fuera de casa. Pero si el hispanobrasileño no puede escapar a sus constantes y su baja se alarga, tocará buscar soluciones. Con el B embalado, Puado debe ser un revulsivo a tener en cuenta. Y luego hay que ser finos en la revisión de las capacidades del equipo. Por ejemplo: igual Melendo sí mezcla con Sergio y el resto de titulares, por citar un caso. E igual todos estos elementos sumados liberan algo las tareas sobrehumanas de un Gerard Moreno titánico, brutal... pero que necesita regular su sacrificio para matar con frescura sus ocasiones.

La brillantez no tuvo alcance ayer, pero hay que rescatar el camino marcado frente a un equipazo y mejorar la idea. Quique nos vendió el quiquenaccio porque ve que es la mejor arma para sacar jugo al Espanyol. Pero sin la efectividad del curso pasado (de media ocasión, un gol; mientras ahora toca generar montones), toca explotar otros registros que están ahí, refrescando quizá algunos actores y elevando el tono general. Los almirantes no sirven en la trinchera.

Las noticias más...