Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Selecciona la edición que deseas consultar:

 

OPINIÓN

Un punto muy trabajado

Dani Solsona Dani Solsona
18/03/2017

 

Partido diferente
Ya presumíamos que contra el Eibar no sería un partido como los jugados anteriormente.Las dimensiones del terreno de juego y, sobre todo, la forma en que el Eibar se adapta en cada momento, según las dificultades que se le presentan, en este caso el Espanyol,
Los de Mendilibar ha empezado intentando jugar desde atrás, con transiciones rápidas en el medio, para que los atacantes acaben la faena, pero cuando esto no surte efecto se limitan a jugar directo para los puntas, que saben jugar perfectamente de espaldas, dificultando muchísimo la labor de los defensores y creando situaciones de verdadero peligro. Pero, a pesar de todo ello, en frente ha tenido un equipo que lo hace muy bien tácticamente y que se ha adaptado fenomenalmente, tanto en la primera parte, donde el juego ha sido más de toque. Los David López, Diop y el resto, incluido Jurado, que a pesar de tener un perfil diferente ha hecho un trabajo de ayuda necesario a Aarón, que se las veía con Pedro León y Capa, han sabido contrarrestar el juego tan intenso y de presión. Aunque no han podido en ningún momento realizar dos o tres pases seguidos ni ligar jugadas ni disparar entre los tres palos, pero tampoco se pasaba por situaciones muy comprometidas, aunque la sensación en aquel campo es de que el peligro estaba cerca. Solo un error de concepto en la salida de un córner, Caicedo ha dejado solo a Pedro León en banda con tiempo para pensar y su centro ha finalizado en gol poniendo, si cabe, todo mucho más difícil.
En la siguiente acción el mismo Caicedo ha tenido en sus botas una ocasión de oro, pero su conducción hacia la portería ha sido tan defectuosa que el único defensor que quedaba ha llegado a tiempo para cortar el balón cuando lo más fácil era finalizar la jugada con el gol del empate.
La segunda parte, y quizás con la única llegada con peligro, Jurado empataba el partido y a partir de ese momento todo ha cambiado. El Eibar viendo las dificultades para transitar con comodidad por el centro por el gran trabajo del Espanyol, ha optado por el juego directo: balones de la defensa a los atacantes y buscar las segundas jugadas metiendo todavía más presión a los de Quique, que se han adaptado perfectamente al juego aéreo y a situaciones nada habituales en otro partido. Por eso el punto conseguido tiene un gran valor por lo realizado sobre el terreno y su capacidad de aguantar a un rival tan especial en su propuesta futbolística.

Las noticias más...