Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Selecciona la edición que deseas consultar:

 

OPINIÓN

Un punto de picar piedra

 

Valoro muy positivamente el punto arrancado en el complicadísimo campo de Ipurúa. Teniendo en cuenta que el Eibar es un rival directo en la lucha por la séptima plaza, a muchos el empate les sabrá a poco, por aquello de no abrir brecha en la tabla. Pero les digo una cosa, no resulta nada fácil ganar en territorio azulgrana. De hecho, equipos que están por delante del RCDE en la clasificación, caso de Villarreal o Real Sociedad, cayeron derrotados ante un bloque que saca excelente partido de sus cualidades y de su buen trabajo general, en el que se nota la dedicación de un entrenador serio y estudioso. Los chicos de Mendilíbar muerden lo que no está en los escritos, presionando y atosigando al rival, sacando enorme partido al escenario, un terreno de juego rudimentario donde hilvanar tres pases seguidos resulta casi imposible. Consciente de ello, QSF quiso dotar al equipo de mayor músculo, con la presencia de Diop en el medio campo. Pero la versión del RCDE fue la de un conjunto dubitativo, con numerosas pérdidas de balón, superado por un rival que sacaba partido de las segundas jugadas ya que rechaces, rebotes y balones divididos siempre les favorecían.
También, para ser justos, hay que valorar el orden defensivo y la buena presión de los blanquiazules, que lucharon y no dieron un solo balón por perdido. No hay nada que reprochar a la actitud del equipo y al trabajo táctico sobre el campo, con las líneas muy juntas. Un Espanyol, en definitiva, muy solidario en el esfuerzo. De lo contrario, hubiera resultado imposible puntuar ante un rival tan pegajoso y molesto. Un empate, en resumen, muy currado.
A partir de ahora no queda otro camino que el de seguir batallando y picando piedra hasta el final. Todos sabemos que no será nada fácil, pero mientras existan opciones, resulta obligado seguir apretando los dientes. Personalmente, este Espanyol me brinda confianza. Posiblemente no sea todo lo brillante que desearíamos en el juego pero lo suple con efectividad y sacrificio en las acciones. Ayer, por ejemplo, se sacó un rédito importante al gol de Jurado, en un encuentro de difícil lucimiento para los atacantes.
Sigo pensando que el equipo sigue madurando y que cada día va a más. Seguro que la mejor versión está, todavía, por llegar, independientemente del agobiante calendario que resta por afrontar con un duelo crucial y directo en San Mamés o con las visitas consecutivas, de At. Madrid y FC Barcelona al RCDE STADIUM. Les aseguro que nos aguarda un final de temporada muy complicado, pero cargado de toneladas de ilusión ¿Recuerdan todos ustedes, amigos pericos, qué sucedía, a estas alturas del año, en temporadas anteriores? Pues eso…
Bendita y noble ilusión, un vocablo secuestrado y prohibido al pueblo blanquiazul en los últimos tiempos.
¡¡¡Buena semana, pericos!!!

Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado puedes registrarte como Usuario de Diario La Grada

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla

 
Las noticias más...