Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Selecciona la edición que deseas consultar:

 

OPINIÓN DANI SOLSONA

Un punto que debieron ser tres

Otro empate igual que contra el Celta y el Depor, aunque con sensaciones distintas

Dani Solsona Dani Solsona
04/03/2018

 

Otro empate igual que contra el Celta y el Depor, aunque con sensaciones distintas. No era el mismo rival y, como ya se pudo comprobar desde el inicio, el Espanyol llevó el peso del juego con las ideas muy claras respecto al funcionamiento de los laterales, que fueron los auténticos protagonistas. Bien abiertos y juntando, tanto a Piatti como a Granero, por dentro y ayudando a la elaboración del juego de los medios, que gestionaban el balón mucho mejor que en otros encuentros llegando a tres cuartos de campo con cierta facilidad. Además, dieron buenos pases a Aarón y Marc Navarro para que buscaran la jugada individual o para meter centros a los atacantes. Y, hasta aquí, el guión era el diseñado por Quique, solo que se abusó en exceso de centros desde posiciones demasiado atrasadas y nada beneficiosas para los atacantes que desbarataban los centrales granotas con cierta facilidad. Y, aunque el Levante no hizo nada destacado en ataque, la poca intención o el no quererse complicarse por parte, sobre todo, de Marc Navarro, los centros no conducían a nada positivo. Pero el equipo caía una y otra vez en intentarlo como si se hubiese preparado por parte del míster durante la semana. Por eso es algo inédito que se hayan producido más de 35 centros al área y se hayan rematado, como mucho, dos, y sin peligro para el meta Oier. Así se iban consumiendo los minutos de la primera parte con dominio del Espanyol.

La segunda varió un poco, pues el dominio no era como en la primera y parecía que el Levante iba a dar un paso adelante. Pero con pocas ideas y, además, con el temor de no encajar un gol. Esto permitía a los de Quique seguir jugando mejor con el balón que en otros partidos, pero la falta de claridad en los metros finales era tan evidente que no se veía la posibilidad de marcar delante de un equipo que tiene muchos números para bajar de categoría. Pero incluso así se encontró con el regalo arbitral al no señalar el fuera de juego que propició el penalti de Marc Navarro. Y el gol. No quedaba mas remedio que ir a por todas para no regresar de vacío de un estadio que, desde el mes de septiembre no ve ganar a su equipo. Y al final se hizo justicia con el gol de Baptistao, visto lo realizado por los dos equipos.

A partir de ahora, la duda reside en cuál será el objetivo hasta el final de temporada. La distancia hace que parezca poco probable alcanzar la parte de arriba, mientras que se puede respirar tranquilos si miramos los puntos de los de abajo.

Las noticias más...