Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Selecciona la edición que deseas consultar:

 

OPINIÓN DE XAVIER ENSENYAT

El 'pulpo gallego' fue profeta en su tierriña

El Celta nos atropelló, especialmente en la segunda parte. Y lo que es peor: este equipo no juega a nada

Xavier Ensenyat Xavier Ensenyat
12/02/2018

 

Que el empate de ayer en Balaídos sobre la bocina y con una innegable dosis de suerte no esconda la cruda realidad. El Celta nos atropelló, especialmente en la segunda parte. Y lo que es peor: este equipo no juega a nada. Ayer nos acompañó la fortuna porque el grupo espanyolista firmó una estadística más propia de la temporada pasada que de la actual: marcó dos goles en sus dos únicos disparos a puerta. Y es que en la presente campaña necesitamos el doble de remates para marcar los mismos tantos que en el curso anterior.
Pese a que el Espanyol se adelantó con una estupenda combinación de nuestro tándem atacante definida a la perfección por Leo Baptistao (el brasileño necesita goles como ese), el cuadro de Quique Sánchez Flores fue siempre inferior y jamás dio la sensación de estar luchando con las mismas armas que su rival. Lo curioso es que si hablamos de armas, efectivos o piezas (llámenle como quieran), nuestra plantilla no es inferior a la del Celta, ni a la del Leganés, por supuesto. Sin embargo, da la impresión que la gestión desde el banquillo no sirve para optimizar el mejor rendimiento de algunos jugadores. ¿Alguien me explica que hace Darder perdido en la banda izquierda? El balear no se encuentra cómodo defendiendo. El 1-1 llega en una asistencia de Hugo Mallo a Maxi Gómez: el lateral diestro rival centra con comodidad y sin que nadie le moleste. En ataque las cosas tampoco son mejor para un Darder que podría convertirse este verano en el fichaje más caro de la historia perica: apenas tiene el balón y no se asocia con los delanteros.

¡Toma Moreno!
Gerard Moreno está muy por encima de la media de este Espanyol. Y no solo porque sume 10 goles (segundo mejor realizador español de la Liga 17-18 después de Iago Aspas) de los 21 que totaliza el Espanyol en el presente campeonato. ¿Cuántas dianas llevaría el de Santa Perpetua de Mogoda si militase en otro equipo o tuviera compañeros que le surtieran constantemente balones? Nuestro ‘capocannoniere’ no solo perfora las redes rivales con goles que se saca de su chistera (un balón largo desde la defensa acabó con un disparo mortífero) sino que da asistencias de gol, como la de ayer a Leo Baptistao. Mucho mejor jugador, por cierto, al lado de Moreno. ¡Toma Moreno!, que decía Rockefeller, el famoso guiñol de José Luis Moreno.
Un capítulo aparte merece nuestro cancerbero Diego López. El ‘Pulpo Gallego’ fue profeta en su tierra, con dos intervenciones antológicas ante Maxi Gómez, especialmente la segunda, un cabezazo a bocajarro del uruguayo que sacó sobre la misma línea de cal con una milagrosa intervención. El de Paradela paró lo que no está escrito. Y perdonen la cacofonía. Gerard y Diego fueron decisivos en las áreas y gracias a ellos rescatamos un punto.
‘La Roca’ Sánchez, en su estreno como titular, estuvo notable. El ‘cafetero’ sufrió un doloroso balonazo en las partes nobles y le puso precisamente eso -huevos- para seguir compitiendo a buen nivel. Corta balones sin excesivas faltas y con la pelota se muestra sereno. Además de las sensaciones, así lo dicen las estadísticas: 29 pases buenos y solo tres malos. Una de las mejores noticias de ayer es que nadie se acordó de Javi Fuego, que en las últimas semanas fue reclamado incluso por el mismo entrenador.