Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Selecciona la edición que deseas consultar:

 

opinión de dani solsona

Primeros tres puntos fuera en el peor partido

Los de Quique no supieron manejar y matar el partido siendo uno de los peores jugados hasta ahora

Dani Solsona Dani Solsona
09/01/2018

 

Por fin se consiguieron tres puntos fuera de casa a costa del Málaga, penúltimo de la clasificación de la liga y con muchos números para no seguir el año que viene en Primera. No esperó el Espanyol en ponerse por delante en el marcador con un disparo de Darder desde la frontal que Roberto no pudo detener, pero quedaban mas de ochenta minutos y se habían de gestionar de manera inteligente y sabiendo que al Málaga iría a por todas. Por lo que a los de Quique se le presentaba el partido soñado, ya que con ventaja en el marcador iban a aparecer espacios a la espalda de los centrales y a la contra con Gerard Moreno, Sergio García y Baptistao, a la mas mínima ocasión podían sentenciar el partido. Pero no fue así, pues el juego, a lo largo de los minutos, fue decepcionante. No se tenía el control ni se generaba juego, por lo tanto los atacantes pasaban desapercibidos por falta de balones, y aunque el Málaga no tuvo ocasiones, insistió en bombear balones. Podía pasar de todo ante un equipo sin ideas y muy tocado anímicamente, con mala sintonía entre el entrenador y el presidente y el cabreo de la afición, que ve como el equipo se va a Segunda. Ante ello, los de Quique no supieron manejar y matar el partido siendo uno de los peores jugados hasta ahora. Pero la grandeza del fútbol está ahí, en aprovechar la única ocasión y después aguantar defensivamente las pocas jugadas creadas por los malacitanos.


En la segunda parte fue mas de lo mismo y ni los cambios sirvieron para mejorar lo que se veía en el terreno de juego, que no era otra cosa que un Málaga que buscaba remontar, pero sin convicción alguna. Mientras, el Espanyol defendía bien a la espera de dar un segundo golpe que no se produjo. Así pues, finalizó el partido con los tres puntos en el saco, pero con las mismas sensaciones, en cuanto al juego del equipo, de que se ha de mejorar bastante si se quiere intentar dar la vuelta a la eliminatoria de Copa contra el Levante este que viene.

Las noticias más...