Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Selecciona la edición que deseas consultar:

 

opinión dani solsona

Podía haber sido peor

Dani Solsona Dani Solsona
18/12/2017

 

Contra el Las Palmas era un partido muy trascendente y no solo por los tres puntos que había en juego, sino también para cambiar la dinámica de juego y de derrotas. Por eso, Quique, viendo que el equipo se estaba cayendo, tenía dos opciones: Hacer cambios en las alineaciones o modificar el sistema de juego, y por lo visto en el terreno de juego, optó por hacer las dos cosas. En primer lugar, dio descanso a Piatti, Jurado y Javi Fuego dando entrada a Óscar Duarte,Granero y Sergio García, que volvía después de su lesión. Y en segundo lugar, con Duarte en el campo, David López pasó a jugar donde realmente siempre ha sido su posición. Pero no terminaron ahí las modificaciones, ya que el sistema pasó a ser de cuatro defensas, tres medios, dos medias puntas y un punta.Algo novedoso, ya que Quique no lo ha utilizado en su etapa en el Espanyol. No se pudo empezar mejor con este esquema, sobre todo en la primera parte, donde las llegadas al área de Lizoain eran mortales de necesidad delante de una defensa canaria que hacía aguas por todos los lados. Por contra, en defensa los canarios no suponían ningún quebradero de cabeza para Duarte y compañía.


Todo estaba de cara: El resultado favorable, el público silbando a su equipo y la moral por los suelos hasta llegar al descanso, que fue muy merecido sobre todo para los tres medios y los dos medias punta. Al estar muy metidos al centro, cuando Las Palmas circulaba rápido el balón de un lado a otro, éstos no llegaban a tapar las subidas de Michel. Era entonces cuando el medio más cercano tenía que hacer el esfuerzo de tapar esa banda con el consiguiente recorrido de metros -y por el otro lado lo mismo- y estaba por ver si aguantarían todo el partido.


Parecía que la segunda mitad era un calco de la primera, pero el Espanyol no acababa de finalizar las jugadas de ataque por malas elecciones en el último pase. Por contra, los canarios ya llegaban con cierto peligro, lo que hacía presagiar que algo había cambiado. Las subidas de los laterales eran cada vez más profundas y Darder y Granero ya no llegaban a tiempo a taponar las bandas. Todo esto hasta la consecución del 1-2, dejando helados a todos. Ni siquiera con los cambios introducidos por Quique eran capaces de tranquilizar el juego. Quedaban pocos minutos y asistimos a un rosario de indecisiones en defensa que los canarios aprovecharon con un remate al palo y la consecución del segundo gol y gracias a la parada de Pau en el penalti lanzado por Viera que hubiese significado un duro correctivo.
No ha mejorado el equipo en líneas generales ni con el resultado favorable de la primera ni, por supuesto, en la segunda. A pesar del empate siguen habiendo muchas dudas de cómo serán los próximos partidos.

Las noticias más...