Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Selecciona la edición que deseas consultar:

 

OPINIÓN AGUSTÍN RODRÍGUEZ

¿Paella o canelones?

Agustín Rodríguez Agustín Rodríguez
23/02/2018

 

Veo con estupor como las redes sociales arden estos últimos días de pericos que se tiran los trastos a la cabeza entre unos y otros a raíz de un incidente ocurrido en el último partido de Liga. Al parecer un joven fue agredido por mostrar una determinada bandera. Un incidente impresentable por otra parte, en el que el club ya ha intervenido de manera eficiente y rápida. No le den más vueltas. Una actuación impresentable y una reacción proporcionada y nada ambigua. Pues bien, con esta excusa hemos vuelto a iniciar la guerra de banderas y la guerra de los bandos. Esos tan típicos de las sociedades idiotizadas.

Evidentemente todos y cada uno de nosotros estamos en contra de cualquier muestra de violencia. Cualquier persona normal está en contra de la violencia. Si en cualquier club hay gente violenta lo que hay que hacer es expulsarla. Sin dilación y sin dudarlo. El club en este caso que nos ocupa ya se ha encargado de denunciar los hechos y de prohibir la entrada al energúmeno agresor, que por cierto no es socio; aunque este detalle poco importa si vienen al estadio a hacer imbecilidades, sean o no socios.
A mí particularmente lo que me ha sorprendido y enojado es la facilidad que tenemos para destrozarnos entre pericos. Ha habido insultos y amenazas en las redes especialmente por defender determinadas posiciones políticas. Tenemos la manía de mezclar política y deporte. Queremos hacer como el FCB que siempre ha ido de la mano de determinadas posturas políticas y determinadas aspiraciones y parecemos empeñados en mezclarlo todo y en comportarnos de la misma manera. Oiga que hablamos de deporte por favor, de fútbol, de una cosa tan básica y superficial (si me apuran) como el fútbol.

¿Por qué nos dejamos contaminar? ¿Acaso tenemos algún complejo? ¿Acaso nos tenemos que justificar de alguna cosa? ¿Tenemos algún pecado inconfesable por ser pericos? Hagan el favor de no dar munición a los adversarios y a los enemigos. Debatamos de fútbol, de deporte, de emociones y de lo que ustedes quieran, pero por favor no seamos tan “tontos” ,si me permiten la expresión, de dar argumentos a los que cada día lo buscan todo para arrinconarnos.

No quiero criticar gratuitamente, pero hasta la Federación de peñas y el Colectivo Roger de Llùria han emitido comunicados al respecto. Por el amor de Dios!!! No se dejen llevar por las emociones del hígado, porque algunos lo aprovechan para generar odio, división, mal rollo. He oído algunos aficionados que dicen que tienen MIEDO de ir al Estadio de Cornellà. ¿Pero estamos locos?
Si somos pericos presumamos de serlo. Con orgullo, sin divisiones, sin señalar por pensar diferente. Puestos a hacer lo que algunos hacen vamos a discriminar en función de si nos gusta la paella o los canelones. Como grupo seamos sensatos e inteligentes. Paella y canelones para todos porque lo importante es estar sentados en la misma mesa y cada día ser más familia.

Las noticias más...