Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Selecciona la edición que deseas consultar:

 

OPINIÓN MOISÉS HURTADO

Montaña rusa

Moisés Hurtado Moisés Hurtado
01/01/2018

 

Al menos, pasaremos unas fiestas navideñas con buen sabor de boca. La victoria de prestigio contra el equipo colchonero, aparte de vital por los puntos, insufla un atisbo de ilusión en toda la pericada, que ya nos hacía falta. Hacía tiempo que no se veía al equipo tan cómodo con balón, incluso saliendo desde atrás con él controlado. Vuelta al dibujo clásico pero con matices: un doble pivote duro que permite más proyección de laterales, Baptistao en banda –creó buenas ocasiones pero estuvo espeso a pierna cambiada- y el sacrificio de Darder en banda, probablemente expuesto para tapar subidas de Filipe Luis pero que supo aparecer para favorecer la combinación entre líneas. Arriba, dos en forma, con gol y jerarquía. Atrás, la bienvenida de Duarte; y otro que nunca falla, el capitán.
Es ilusionante, al contrario de la temporada pasada, que conseguimos algo más que tutear a equipos Champions como Valencia o Atlético. Ahora, parece que se nos atragantan los de abajo pero, de momento, Quique va siendo también consciente de que hay que poner artillería, dar descanso a los que no están tan finos –que son recuperables y para eso tienes una plantilla tan amplia- y, poco a poco, ir sumando integrantes a esta causa. Todos han de sentirse útiles para que esto funcione.
Sin embargo, esta positiva lectura, para muchos hubiera quedado devastada si, por ejemplo, Gameiro hubiera acertado en su mano a mano con Pau, aunque el partido hubiera sido el mismo. Esta montaña rusa donde, a veces, vivimos instalados como afición - y que comparten casi todas las aficiones del mundo-, hubiera llevado a que, después de ese hipotético gol, hubiera pitos, bajada de cabeza de los jugadores e imposibilidad de enderezar ese encuentro. Por eso, en casos de crisis, es mucho mejor jugar contra los equipos de arriba. Los jugadores se sienten más liberados. Este partido, en la situación que estábamos, contra el Málaga por ejemplo, hubiera sido dramático y con los jugadores más atenazados, sin lugar a dudas.
Se ha hecho un esfuerzo económico mayúsculo, pero todo no se puede rifar a si la pelota entra. Se dice que el dinero ha de estar en el campo, sin embargo, todas las áreas han de tener su vital importancia si se quiere crecer sostenidamente. Es obvio que la pelotita lo marca casi todo, pero se ha de dotar de recursos a todas las parcelas para que el club crezca en todas sus vertientes y evitar que esta inyección sea un pan para hoy y hambre para mañana. ¡Feliz año a toda la pericada!

Las noticias más...