Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Selecciona la edición que deseas consultar:

 

OPINIÓN QUIQUE IGLESIAS

Miremos el escudo, Gerard

El que mejor ha sabido, en 20 segundos de declaración en conferencia de prensa, mandar al limbo la polémica de la semana, remitiendo a la opinión pública a la imperturbable historia

Quique Iglesias Quique Iglesias
03/02/2018

 

Gerard. Eres tú el portavoz. El que mejor ha sabido, en 20 segundos de declaración en conferencia de prensa, mandar al limbo la polémica de la semana, remitiendo a la opinión pública a la imperturbable historia. Gerard se apellida Moreno, es de Santa Perpétua de Mogoda, y recogía los balones en Montjuïc cuando los goles no los metía él sino Tamudo. “Nosotros estamos orgullosos de jugar en Cornellà-El Prat, no solo es Cornellà... Y nada, todo el mundo sabe dónde se fundó nuestro club, y el que tenga dudas que mire el escudo que allí lo pone bien clarito”, dijo ayer en Sant Adrià, refiriéndose a la declaraciones reiteradas por Piqué, el Gerard culé.

El derbi en Cornellà, y en el Prat, claro, cerrará una semana en la que ser optimista como perico no ha sido sencillo aunque, con el paso de los días, se ha podido ver la luz al final del túnel. El equipo volvió de Leganés hecho unos zorros. El primer entrenamiento sirvió para que Chen sintiera que Quique Sánchez Flores aún sigue con fuerza para tirar adelante. Encontró también el entrenador una cierta comprensión en sus futbolistas por su rajada en Butarque. O al menos es lo que se desliza desde dentro, obviamente, porque todos tienen mucho que perder en caso de un fracaso colectivo. La llegada consensuada de ‘La Roca’ Sánchez ha sido la pipa de la paz para todo el mundo a la espera de que los resultados marquen el devenir. Y, en el fondo, se agradece que el Espanyol se rija por los mismos criterios que el resto de adversarios: si ganas bien y si pierdes, mal. Fútbol es fútbol.

Con la tranquilidad del vestuario conseguida, le quedaba al club dar varias explicaciones. Pese a descubrir a un Carlos García Pont un tanto manirroto en su discurso, el vicepresidente y sus dos ejecutivos del área deportiva (Óscar Perarnau y Jordi Lardín) acertaron en el mensaje. “No somos un Espanyol de recortes pero no somos ricos. El proyecto ya no es el mismo pero camina hacia adelante. Entendemos y compartimos la frustración de la afición. Estamos gastando desde el rigor”, vinieron a decir.
Al fin. El Espanyol manda un mensaje que alerta sobre la salud de su proyecto sin que nadie salga abrasado ni a nadie se le caigan los anillos. Es mucho mejor ir con la verdad por delante. Estamos pues ante una especie de catarsis colectiva que pasa por salvar la temporada ganando lo máximo posible y, desde junio, empezar de cero con las caretas quitadas y sin mentiras. Y es que solo hace falta mirar el escudo para descubrir que para llegar a 118 años de vida ha habido que volver a empezar muchas veces. Qué más otra más.

Las noticias más...