Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Selecciona la edición que deseas consultar:

 

OPINIÓN

Mentalidad ganadora

Moisés Hurtado Moisés Hurtado
12/01/2018

 

“Solamente, una apuesta arriesgada nos puede hacer revivir” fueron mis palabras, en este mismo espacio, justo después de la derrota en la ida. Sin embargo, tal apuesta no fue de un gran riesgo,ni degeneró en un desorden ingobernable. También es cierto que el Levante, incomprensiblemente, fue quien, imagino que por temor a volverse conservador, se pasó de frenada y tiró la línea defensiva hasta posiciones donde parecían ir ellos a remolque. Esto es probable que nos ayudará, pero hay una serie de intangibles, un mensaje de trasfondo que condiciona la mente del jugador.

En el fútbol actual, se trabaja bajo microciclos estructurados - entre partido y partido-, donde se trabaja el modelo de juego propio y se incide en cómo atacar las debilidades del rival . El porcentaje de cada uno es lo que varia, quizás. Quique tiene un modelo de juego bien claro que, por definición, parece estar más pendiente del rival y buscar hacerle daño que en buscar las bazas ofensivas que su modelo le da ,aún más cuando los resultados no son buenos  y la confianza mengua.

El jueves, desde el minuto uno, se vio un equipo mucho más agresivo. Independientemente, de la modificación del  dibujo táctico -ayer se volvió al esquema de las Palmas-, la mentalidad del jugador ya no era solo tapar líneas de pase que dificulten la progresión del rival, sino intentar robar en zonas que me den opción a un contraataque sin tantos metros que recorrer. Ese simple hecho, tapar contra provocar, cambia el chip mental y te hace estar más activo. El  propio aficionado también percibe una sensación de pasividad a otra más vital.

Aunque es evidente, al menos para mi, que no será lo mismo enfrentarte a un todopoderoso que hacerlo contra otro  rival de menos entidad. Uno ha de saber con qué armas juega pero no tender a sobrevalorarse ni minusvalorarse. Por ello, es básico el mensaje que el míster transmita a los jugadores pero, sobre todo, el que les llega finalmente a estos. Los actos y las palabras han de estar en concordancia  el jueves lo estuvieron-. Por ejemplo, si hablas de que hay que ser valientes con el balón y solo realizas ejercicios defensivos en las tareas, algo no encaja.

La mentalidad es vital en el deporte de élite. En mi opinión, es lo que, quizás, menos se trabaja y donde más se puede incidir aún. Hay que cuidar mucho los mensajes internos porque los del entorno son difíciles de controlar, y menos hoy con las  RRSS. Así que trabajemos la mentalidad de cara a la trilogía: ganadora.

Las noticias más...