Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Selecciona la edición que deseas consultar:

 

.

Malos tiempos para la lírica

Evidentemente, la lírica en este equipo hace tiempo que se fue, si es que algún día llegó

Moisés Hurtado Moisés Hurtado
27/02/2018

 

Malos tiempos para la lírica cantaba el grupo Golpes Bajos en aquella Movida madrileña. Evidentemente, la lírica en este equipo hace tiempo que se fue, si es que algún día llegó. A falta de lírica, esperamos no tener que recurrir a la épica. No vamos a exigir “jogo bonito” -no es el estilo histórico del club, ni del míster, ni quizás el perfil de los jugadores-, sin embargo sí que tenemos que exigir algo de amor propio y orgullo para no meternos en un berenjenal.

No soy muy proclive, ni lo he sido nunca, de alardes de cara a la galería y, además, he procurado huir siempre de análisis simplistas, sin embargo, sigo estando de acuerdo que, lo que hoy llamamos actitud y antaño se llamaban co… es fundamental en un campeonato tan igualado. No digo que no la haya, pero cuando estás en el infierno, no es la misma sensación que cuando puedes caer en él pero todavía no ves las brasas arder. Y nos estamos quemando poco a poco. Y la afición está quemada también. Si nos metemos -ojalá no- ahí abajo al final, sin saber lo que es competir en el infierno, no va a ser agradable.

Este equipo, contrariamente a la temporada pasada, ha competido mejor contra los de arriba que contra los de abajo. En el pasado curso, se ganaba lo que se tenía que ganar y se perdía allá donde no se llegaba. En cambio, ahora, la plantilla está dotada de más calidad pero compite peor. La respuesta la debería saber Quique mejor que nadie y espero que, de puertas adentro, la esté gestionando. Por su discurso, desde fuera, no da esa sensación y veo correcto que analice el juego pero no debe de olvidar que “el fútbol es un estado de ánimo” y la segunda parte en La Coruña se vio un equipo jugándose la vida contra un equipo jugando a que pasaran pocas cosas. Y como, desgraciadamente, siempre cometemos errores, pues te vas con la sensación de que el portero te ha vuelto a salvar el partido.

Hoy recibimos al R. Madrid que, tal y cómo andamos contra los grandes, puede ser revulsivo, pero también es cierto que vienen en su mejor momento de forma y siempre estás a expensas que equipos así no tengan un gran día. Para acabar la semana, otro partido que se antoja trascendental para la tranquilidad relativa de todos. Dos partidos, dos caras diferenciadas de este equipo. Veremos si hay rotaciones para tener gente fresca o, al menos, en teoría, habría plantilla para hacerlo. De lo contrario, será señal que hay gente a la que Quique ya desconectó de la temporada y es difícil ser competitivo de esta forma.

Las noticias más...