Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Selecciona la edición que deseas consultar:

 

OPINIÓN

La llamada del ‘señor Stoke’

Quique Iglesias
12/01/2018

 

¿Sigo frustrado, saben? Primero porque para ustedes ya es sábado mientras que yo transito por el viernes con la incertidumbre por bandera. Incertidumbre por saber cuánto mal hizo el espanyolismo en el pasado como para que, en el día en el que se consigue la primera remontada copera de su historia (sí, sí, de toda la historia), llega el Stoke City y te birla el corazón del entrenador. Otra cosa es que te birle el cuerpo presente de Quique, que está por ver y confirmar en este fin de semana de locos.

En otra época, el ‘señor Stoke’ (entiéndanme) hubiera llamado al ‘señor Espanyol’ para avisarle de sus intenciones con uno de sus empleados bandera. Sin embargo, en esta era de los derechos televisivos, de los incentivos y de la imperiosidad por mantenerse en la elite, las formas no cuentan. Así que es perfectamente asumible ver a dos ejecutivos del Stoke reunirse con QSF y/o su entorno a 24 horas de un partido de Copa en pleno mes de enero. Y así nos lo tenemos que tragar y asumir. Y, como bien me apuntan desde ese banquillo: si se asume con naturalidad que echen a entrenadores, o que jugadores quieran marcharse, se debe asumir por igual que un técnico quiera aceptar un proyecto que le parezca satisfactorio sea cual sea la época del año. Aceptemos pulpo pues como animal de compañía... previo pago de los cuatro millones de la cláusula, que servirán para contratar a un entrenador con ‘más o menos Gracia’.

Mientras deshojamos la margarita, valgan estas líneas para encontrar un porqué a esta melancolía que ha llevado a Quique a escuchar, de nuevo, los cantos de la Premier. Todo iba fenomenal hasta que las promesas fueron incumplidas. Pero ese quedó anulado una vez el propio Sánchez Flores decidió quedarse en verano. Se puso la venda y ‘palante’. El deambular por la primera vuelta culminó con un “Quique vete ya” en la noche del ‘Girona Gate’. Ahí le dolió. Fue una estocada. Algunos consideran que ese canto de la grada (les aseguro que minoritario y poco duradero) fue auspiciado por alguien del club para desviar la crisis, mudándola del palco al banquillo. Sinceramente, creo que no hay nadie con tanta maldad en este Espanyol (digo este por el de ahora, no por el de hace un tiempo) como para urdir una trama semejante. Quique empezó a marcharse ese día. Solo hacía falta ponerle fecha. A final de temporada… o ahora mismo, en el momento en el que el ‘señor Stoke’ ha llamado a la puerta con un proyecto de cinco temporadas.

Acabado el artículo, puede usted tirarlo a la basura si el ‘señor Espanyol’ se pone firme y no deja que el ‘señor Stoke’ se lleve al guardián del proyecto Chen, ya que desde el círculo del técnico se dice que solo se irá con el consentimiento del club. Con este nuevo Espanyol que apunta por la gestión empresarial del club, Rousaud y García Pont tiene ante sí el primer de sus retos: ¿cómo se comportarán?

Las noticias más...