Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Selecciona la edición que deseas consultar:

 

OPINIÓN

Leo Artistao resucita una fe voraz

Oriol Vidal Oriol Vidal
16/04/2017

 

El agua, en vino; la queja, en sueño. Todo lo convirtió el retorno mesiánico de Leo Baptistao. La vaselina in extremis del 11 perico resucitó la pasión por Europa y dejó al Espanyol contento como unas Pascuas. Tres puntazos que dejaron en nada las exasperantes ciento veinte y pico pérdidas de balón anteriores y un partido en Butarque árido como el desierto. El “quiquenaccio” sigue a lo suyo: 49 puntazos, tan sólo a tres de la estilosa estética de la Real. Puro metal para batir a Herrerín en el 92 y zanjar debates. Este RCDE de hierro, ya lo vaticinamos, es martirio para los rivales. Falta ahora oxidar a un grande, y ahí llegan los partidazos contra Atlético y Barça. La percusión blanquiazul ya tiene repercusión. Cómo perderse estas seis finales.

A piñón fijo, el Espanyol despachó lo de Leganés con su particular método científico. Ante un rival inferior, la porteria a cero implica victoria segura. Diego López dio aplomo a sus compañeros mientras se decidían a tejer la voracidad profetizada por Quique. No llegaba ni de coña: entre la presión agónica del Lega y la imprecisión propia, la matinal resultó indigesta. Pero este Espanyol que no brilla, sí piensa en grande. Dice que le afecta el césped seco, como si Xavi Hernández llevara el timón, y golpea al final, como prueba el gol en el minuto “noventa y tao”. Menuda pared se marcó el hispanobrasileño con Gerard. Dos golpes de genio; David y Reyes, implacables... “i cap a casa”. Oficio y beneficio. Sacrificio y determinación. Del 1-0 frente al Alavés al 0-1 Leganés, y hasta la victoria final. Esto retumba.

Dijo Piatti que él hubiera apagado la tele viendo el espectáculo, pero ya ven: se hubiera perdido el golazo blanquiazul. Sirva la frase del argentino para explicar que la autocrítica y la ambición existen en el vestuario (cómo conseguir tantos puntos, si no) y que lo único discutible, insistimos, es el nivel de audacia. Eso sí, menudo atrevimiento discutir tal cuestión, con el equipo arriba y las cuentras cuadrando. El resultadismo le resulta a QSF a niveles de Camacho y Lotina y deja al Espanyol con el goce de una posición de privilegio. Ahora, a aprovechar el peaje de Leicester en los de Simeone, y a soñar muy fuerte. Garantizado el empaque, sólo falta seguir viviendo cada batalla y romper todos los límites. Para empezar, el de la asistencia. Es la afición perica quien debe dar el próximo gran pase a Leo y hacer volar a Gerard y compañía. Y sin excusas, porque estamos ante lo que pedían hasta los más exigentes.

Las noticias más...