Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Selecciona la edición que deseas consultar:

 

OPINIÓN QUIQUE IGLESIAS

Jugando bien todo es más fácil

Quique Iglesias
17/11/2017

 

Llega el Valencia. ¡Albricias! Tiene un proyecto 1.0 que funciona como un tiro. A lomos de Marcelino García Toral, un técnico de rendimiento inmediato pero que suele hacerse ‘bola’ con el paso del tiempo. Lo del 1.0 iba sin maldad. Quique Sánchez Flores admite estar en un Espanyol 2.0 que tendrá dificultades para competir con los 3.0 y 4.0 de la Liga, llámese Celta, Real Sociedad o Villarreal que, aun con los matices de sus cambios de entrenador, mantienen plantilla, estilo y retos. ¿Qué pasa con el partido ante el Valencia 1.0? Deberían este proyecto recién estrenado morder el polvo en Cornellà-El Prat. Nada más lejos de la realidad.


Este es un nuevo Valencia que se ha gastado por ahora 17 millones de euros (Netto y Gabriel) más una cantidad notable de dinero en fichas de futbolistas de calidad extrema (Kondogbia, Guedes, Zaza...), a los que añadimos canteranos que de verdad explotan (Gayà, Carlos Soler) y nacionales en su mejor momento (Rodrigo, Parejo). A lo que voy... que al Valencia le sale todo. Y si estás con viento de cola, todo fluye, seas 1.0, 2.0 o el 155. El Valencia mereció perder en Vitoria y ganó. El Espanyol mereció ganar en Vitoria. Y perdió. Son ‘momentums’, dinámicas y estados de ánimo generalizados. Como con la aficiones. La del Valencia es la mejor en estos momentos y un horror cuando las cosas no salen. La del Espanyol vive anestesiada, a la espera de un golpe de suerte que cambie el rumbo de un tedio que va más allá de proyectos. Se trata de fútbol.


El fútbol, en definitiva y afortunadamente, no son solamente números, ni aficiones más o menos belicosas ni, por supuesto, unos periodistas que cada vez estamos más de espaldas a la actualidad de los equipos (por expreso deseo de los propios clubes y de su patronal).


Así que tenemos que concluir que al Espanyol lo que le falta es jugar un poquito mejor a la pelota. Si lo consigue va a ganar más partidos, se acercará a sus objetivos, revalorizará a sus futbolistas, podrá vender a un precio justo a los elegidos para poder fichar más y mejor. Arrancaría entonces en verano de 2018 el proyecto 3.0. Será entonces cuando habrá que poner toda la exigencia encima de Perarnau/Lardín y de QSF. Lo que pase mientras tanto, es decir durante esta temporada, debe ser un intento por consolidar una idea y, sobre todo, recobrar la fidelidad del aficionados (socio o no) que sigue formando gresca en el entorno pero, en cambio, se queda en casa los lunes, viernes y muchos domingos.

Las noticias más...