Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Selecciona la edición que deseas consultar:

 

OPINIÓN

Inercias

Moisés Hurtado Moisés Hurtado
21/12/2017

 

Toda inercia suele tener un principio y un fin. La nuestra, negativa, tuvo sus inicios cuando mejor juego, en mi opinión, estaba demostrando el equipo en este nuevo proyecto de QSF. Sin embargo, el juego no siempre se traduce en resultados –aunque lo normal sería que sí-. Paradójicamente, las salidas tan complicadas del inicio se solventaron con cierto bagaje positivo; en cambio, las salidas más favorables han sido donde el equipo pareció diluirse. Al contrario de la temporada pasada, donde el equipo parecía ganar lo que debía y perder contra los que estaban un punto por encima.

Todos buscamos –la plantilla seguro que también- el porqué de esta dinámica. Lo que parecía claro es que el dibujo clásico de Quique estaba pidiendo urgentemente un cambio: Piatti no desborda, Jurado sufre a pierna natural… Y no tenemos apenas conexión entre centrocampistas y delanteros. Normalmente, cuando la gente exige el organizador, no es un jugador el que dote de sentido al juego –que también puede ser-, sino que es el sistema el que tiene unos mecanismos –mediante sinergias surgidas entre jugadores- que crean cierta organización.

No obstante, este equipo no busca generar demasiado juego. Los partidos con menos posesión son los que suelen contarse con victorias. El nuevo dibujo táctico de Quique es una buena, en principio, declaración de intenciones. Fortifica el carril central y deja a la gente con gol para la presión y la salida rápida; sin embargo, puede generarte inferioridades numéricas en bandas y hacer sufrir a los laterales. Todo depende de los jugadores a utilizar. También hay que destacar –lo comenté la semana pasada- que la participación de un jugador inédito –caso Duarte- te puede provocar llegar más maduro de lo normal al final y echar al equipo más atrás, pero hay que felicitarle por ese debut. Nos será muy válido.

Esa inercia negativa parecía quedar atrás viendo la primera mitad. Nuevo sistema, nuevos jugadores, nueva alma de un equipo que tenía el partido controlado. Sin embargo, el destino nos lo quiso complicar y tendremos que esperar a hoy para ver si los nuevos cambios vienen para quedarse en estas fiestas. Lo haremos ante, para mí, el mayor candidato a llevarse el título de liga esta temporada. Es el tapado, va de menos a más, fuera de Champions y en enero se le suman dos monstruos a la causa. Difícil papeleta pero cuando no has hecho los deberes contra los de abajo has de estudiar el último día para que no te llegue solo carbón.

Las noticias más...