Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Selecciona la edición que deseas consultar:

 

OPINIÓN DE QUIQUE IGLESIAS

Les gustaría vernos bajo tierra

Has dado dónde más nos duele. “El Espanyol de Cornellà”, ha dicho Piqué en varias ocasiones en los diez últimos días

Quique Iglesias Quique Iglesias
27/01/2018

 

Touché, Gerard, ‘touché’. Has dado dónde más nos duele. “El Espanyol de Cornellà”, ha dicho Piqué en varias ocasiones en los diez últimos días. La primera vez pareció un leve lapsus lingüe, la segunda, una peligrosa distracción, pero la tercera, tras el 2-0 del Camp Nou, es ya a mala leche, y con el viento a favor que conceden los medios de comunicación de esta tierra nuestra que tantas gracias le ríen desde hace años. Diga lo que diga.

Escrito quede por delante que cualquier reacción de Piqué puede justificarla ante la bochornosa e intolerable persecución que un sector de la grada de Cornellà-El Prat vierte hacia su persona y la de su familia de un tiempo a esta parte (curiosamente, por cierto, desde que encendió los ánimos de Montjuïc aquella noche de la bengalas). Pero me parece increíble que un chico tan inteligente como Piqué cometa el error de querer menospreciar al club y a su gente metiendo de por medio a Cornellà, ciudad de maravillosa presencia en el deporte catalán, para no decir Barcelona.

Piqué no innova. Ya fue Joan Laporta (dudoso referente, Gerard) el que habló en su día de derbi metropolitano. Ellos, culers de la burguesía catalana, saben perfectamente que el perico de cuna tiene la piel muy fina. Tan fina que agradece la reacción rápida del club al pedir a la Comisión de Antiviolencia para que analice estas declaraciones. Y también las que vienen a continuación. 

Mucha menos gracia tuvo Sergio Busquets, del cual escuchamos criticar que el Espanyol “celebrara como un título” el haber ganado el partido de ida. ¿Y qué creías, Busi? Cómo no se iba a festejar el derrotar por primera vez al Barcelona en Cornellà, tras haber marcado el primer gol en seis años y cortando además una racha de 29 partidos sin derrota de los culers. Dinos Busi. Y más que se debería jalear que, tras 180 minutos, el Espanyol acabara obligando al Barça a manejarse entre el banderín de córner con casi todo su arsenal de los 400 millones de presupuesto sobre el campo.

El jueves pasado atendí estupefacto en una tertulia televisiva que un buen periodista que analiza el juego del Barça dijera en la previa del derbi que el Espanyol “debía salir al campo como lo hacen equipos como el Celta”. Casi me desmayo. El Celta pasó por allí dos semanas antes y, también en Copa, perdía 4-0 a la media hora. Al final habrá que pedirles a los del Camp Nou (los que trabajan allí y los que lo hacen por y para…) que nos manden su propia guía de conducta: sobre de dónde ser, cómo festejar, cómo defender, cómo respirar. ¿Respirar? Si fuera por ellos estaríamos mejor bajo tierra. Pero eso no sucederá nunca.

Las noticias más...