Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Selecciona la edición que deseas consultar:

 

OPINIÓN ORIOL VIDAL

Gerard es el deshielo

Oriol Vidal Oriol Vidal
28/02/2018

 
Noticias relacionadas

Matagigantes. Tanto lo es este Espanyol que hasta pudo con la descomunal desilusión de las últimas jornadas, agitado contra la mediocridad. Gerard coronó con una exhibición sensacional otra noche perfecta de Quique ante los grandes. Para cocinarse al Madrid, el técnico pasó del ‘quiquenaccio’ total para desesperar la versión B de Zidane al crecimiento brutal y descocado en pos de la victoria. Un triunfo enorme para rendir, al fin, a los merengues. Una década después, la sucesión de Tamudo en el Espanyol es Real: Gerard, cómo dudarlo, es el heredero.

Todo el grupo sobresalió, pero justo es resaltar otra vez al titán Carlos Sánchez. ‘La Roca’ fue fundacional, puro fundamento para romper la transición madridista. El colombiano (ya lo dijimos aquí) es mucho más que energía. Ayer despachó criterio, despliegue y convencimiento a sus compañeros, entonados para dar ese paso adelante cuando el partido lo exigía. A partir de Carlitos mutó el Espanyol y la mayor capacidad de asociación entre Sergio, malicioso como en los buenos tiempos, y Gerard fue propagando el incendio. Cada palmo de hierba se ganó jugada a jugada hasta un acoso final memorable, con el equipo subido al vértigo y un Gerard desatado.

Hay que nombrar a Mr. Moreno en todo porque es total: alma y cuerpo, poesía y prosa, deseo y realidad. A Gerard sólo el colegiado Sánchez Martínez pudó privarle de una noche de auténtico desparrame: le anuló un gol por fuera de juego porque “en caso de duda, damos la razón al Realísimo” y le masacraron a fueras de juego inexistentes. Pero el príncipe perico está en una versión asombrosa y no paró de generar remates de todas las formas hasta llevarse a la afición de calle y propinar un patadón antológico a los topicazos culés. No hay más filial que el amor de la pericada por un futbolista padre, que dirían los mexicanos.

Rugió el Espanyol, como ante el Atleti y el Barcelona. Se despertó el león que todos soñamos, de nuevo con alegría infartante, y se zampó los desperdicios de este año, con sus culebrones, sus tragicomedias y sus batallitas de egos y despechos. Gerard es la cola que pega cualquier rotura. Un crack que crea adicción. El niño de la casa que tiene nuestra misma sangre y respira y siente como la grada. Casi normal que lo pete cuando toca y donde más sana. Gerard, esperemos, acudió en la noche más gélida para iniciar el deshielo.

Las noticias más...