Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Selecciona la edición que deseas consultar:

 

OPINIÓN DE MOISÉS HURTADO

Fuera complejos

Nosotros, sufriremos, pero el simple regusto de verles a ellos no tenerlo nada claro, ya nos va alimentando

Moisés Hurtado Moisés Hurtado
25/01/2018

 

Lo bueno del fútbol y, en gran parte, uno de sus éxitos creo yo, es la incertidumbre en el resultado y, sobre todo, en un partido único. A un partido, podemos ver como el tropecientos de un hipotético ranking le acaba ganando al número uno. Esa circunstancia, por ejemplo en el baloncesto, se da mucho menos. Los favoritos suelen ganar. Suelo discutir mucho con un amigo sobre si el motociclismo es deporte o no lo es. Mi argumento es básico: no compiten todos con las mismas motos, ergo no están en las mismas condiciones y no podemos saber quién es el mejor. Entonces, él me responde que en el fútbol también pasa: “Hay equipos con más presupuestos que otros”. Tiene razón, hay una brecha igual, sin embargo, todos compiten en las mismas condiciones. Todos son personas de carne y hueso, con más o menos habilidades, con más o menos cualidades físicas, pero iguales.

Este royo que he soltado viene a decir que esta noche se han de convencer que los que tienen en frente no se van a comer a nadie, son personas con sus miedos, con sus filias y fobias, capitaneados por un entrenador que vuelve simple lo complejo, pero que no han inventado nada. No hay una filosofía de juego “made in lo que sea” única e inalterable que te haga ganar partidos, por mucho que cierta gente lo crea. Ernesto se está encargando de desmontar esa teoría que nos han querido vender y que ha hecho bastante daño, sobre todo, al fútbol territorial catalán.

Lo que hay son mejores y peores jugadores, mejor o peor alineados y, por encima de todo, que jueguen o no a lo mismo. Esta temporada, ellos han encontrado su equilibrio defensa-ataque para rodear a su estrella y dotarle de un buen contexto. Son muy buenos, todos lo sabemos, pero, insisto, no se comen a nadie. El factor psicológico es importante, rozar el reglamento, cada mirada que se dé -de temor o amenaza- es más decisiva de lo que parece.

Probablemente, sepamos qué van a hacer ellos. Ellos, también lo que vamos a hacer nosotros -salvo sorpresa como la acertada suplencia de Leo en la ida para dar aire fresco en la segunda-; sin embargo, los acontecimientos que se van dando son impredecibles y normalmente todo guión preestablecido se suele ir al carajo rápidamente.

Ellos, espoleados incluso por prensa de carácter generalista -cierta deportiva ya lo imaginaba-, saben que ya dejaron ir un título y este sería el segundo que perderían. Nosotros, sufriremos, pero el simple regusto de verles a ellos no tenerlo nada claro, ya nos va alimentando.

Las noticias más...