Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Selecciona la edición que deseas consultar:

 

OPINION

Fuera complejos

José A. Meca
17/01/2018

 

Que tenemos pocas posibilidades de superar la eliminatoria a doble partido contra nuestros vecinos, lo sabemos todos. Que vamos a tener todo en contra, desde los medios hasta los árbitros, también. Por eso muchos pericos se lamentaban amargamente en las redes sociales de haber preferido ser eliminados por el Levante y no tener que sufrir la humillación y desgaste moral que nos cuestan los derbis en los últimos años.

Pero llegados a este punto, el resultado no es lo importante. Seamos conscientes que no tenemos presión. Que no tenemos que demostrar nada a nadie y disfrutemos todos, desde los jugadores hasta el último aficionado. ¿Y cómo disfrutar teniendo toda esa maquinaria en contra? Pues muy fácil, simplemente hay que limitarse a hacer cada uno su papel, los jugadores son los que más fácil lo tienen, ya que los aficionados pericos nos conformamos con que los nuestros lo den todo. Que no se guarden nada, que no tengan miedo a decepcionarnos por el resultado y sí por la falta de actitud. Queremos que los jugadores del Barça sepan que en cada balón dividido van a tener que emplearse a fondo porque si no lo hacen, el jugador del Espanyol se llevará el balón porque ellos sí que lo van a hacer. Queremos que los jugadores del Barça se vayan pensando que ha sido un día difícil, y que se han tenido que emplear al máximo para sacar un buen resultado.

Y los aficionados, debemos ir a animar al Espanyol, como nunca, y que si ellos nos van ganando, nos sirva para animar todavía más fuerte a nuestro equipo. Créanme, eso los culés no lo entienden, no saben de qué va esto, y les molesta, les molesta mucho ver que hay un territorio en Catalunya donde no se admira y alaba a sus multimillonarios jugadores y sin embargo se ama incondicionalmente a un club pequeño y fundado por catalanes. Un cub que está forjado en mil batallas, pocas con final feliz y que ni por esas han conseguido acabar con nosotros. Un mal cliente, un vecino desagradable, una molestia. A ellos les molesta más ver como no doblamos la rodilla, que los resultados deportivos. Ellos ya cuentan con pasar la eliminatoria, solo faltaría, pero les seguirá molestando que no les entreguemos la espada antes de empezar.

No hay mayor desprecio que no hacer aprecio, y tenemos dos fantásticas oportunidades de demostrar al mundo que tenemos algo que ellos nunca podrán tener, por muchos millones que empleen en fichar estrellas.

Es un derbi amigos, un partido que a cualquier jugador le gusta jugar y a cualquier aficionado le gusta vivir. Fuera complejos, fuera miedos. Vamos con todo, y si nos ganan que les aproveche. Nosotros a lo nuestro. Y que “n’aprenguin”.