Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Selecciona la edición que deseas consultar:

 

OPINIÓN

Evitar reducir todo a la actitud

Moisés Hurtado Moisés Hurtado
11/11/2017

 

Lo de Vitoria fue un mazazo grande por cómo se produjo, contra quién se produjo y de dónde veníamos. Un gol inicial – no podemos quitar mérito a su remate- certificó aún más la apuesta defensiva de los de Di Biasi. Una expulsión totalmente absurda. Alguien debería coger el reglamento, leérselo e ir al vestuario a dar una clase sobre qué acciones pueden incurrir en amonestación y cuáles no. Era un buen partido para confirmar una línea ascendente y encaramarse al grupo de los de arriba y, sabiendo que luego había parón, debía ser un día marcado en agenda por los jugadores para no tener que padecer unas semanas con entorno enrarecido.

Por esta razón, no puede reducir mi mensaje a comentar falta de actitud por perder ante el colista o falta de concentración por encajar un gol a los cincuenta segundos. Yo, que estaba el día donde recibimos un gol a los ocho segundos y que habré perdido contra colistas varias veces, no puedo simplificar en actitudes. Sin embargo, también yendo colistas, hemos conseguido ganar en campo de un líder que ese año ganó todos los títulos en juego y no creo que salieran relajados. Son los detalles –muchas veces- los que marcan un partido. Una expulsión, un error personal, una decisión arbitral, etc. pueden condicionar un partido pero hay que intentar sobreponerse a todo e intentar que se giren a tu favor.

Detalles como el descenso productivo en las jugadas de estrategia ofensiva respecto a la temporada pasada, por ejemplo. Pero hablemos también de temas tácticos. No me gustó que, ante una defensa tan cerrada, Baptistao, que necesita espacios, se pegue una y otra vez contra un muro en lugar de aprovecharlo en banda e intercambiarlo de posición con jurado, más hábil en espacios reducidos. Luego, me entero de que ese posicionamiento era porque no estaba a tope y en banda tendría más desgaste. Si tan mermado está, ¿no era mejor aprovecharlo de refresco con la defensa rival desgastada? ¿A tanta distancia están los suplentes de los titulares? No sé si las palabras de QSF son reales o una justificación, pero no puede decir que le dejó buenas sensaciones un partido por dominar el juego porque eso era lo que ellos querían.

En definitiva, se nos escapa el agua por los detalles que tan bien controlábamos la temporada pasada. QSF es un entrenador de minimizar errores. A eso jugamos. Parecía que el guión había cambiado, y a mejor. No solo esperábamos el error, lo provocábamos. Así que desearía volver a esta última senda que funcionaba.

Las noticias más...