Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Selecciona la edición que deseas consultar:

 

LA CONTRACRÓNICA DE XAVIER ENSENYAT

'El Pirata' salvó el botín con un cañonazo al submarino

Esteban Granero apareció, por fin, para mostrar ese talento que se le suponía cuando fichó el pasado verano

Xavier Ensenyat Xavier Ensenyat
19/02/2018

 

Esteban Grenaro apareció para mostrar, por fin, ese talento que se le suponía cuando fichó el pasado verano y que no había demostrado hasta ayer.
Pero no nos engañemos. Fue otro punto relleno de fortuna. Cuando parecía que el Submarino Amarillo iba a emerger con los tres puntos apareció un Pirata, que salvó parte del botín que había en juego. Tardó en llegar (su golazo de falta fue en el 85’) porque después de surcar el Mediterráneo, tuvo que remar contracorriente río Llobregat arriba hasta atracar en el RCDE Stadium. Y es que el navío perico, mucho más lento que el batiscafo castellonense, estuvo a merced de su rival durante 75 minutos.


Es el segundo empate seguido in extremis y también inmerecido. Sin embargo, a diferencia de Balaídos, incluso pudimos ganar en una triple ocasión final en el último suspiro. En cualquier caso, no podemos quejarnos por los resultados de las dos últimas semanas. Todo lo contrario. Pero el juego sigue dejando mucho que desear.
Quique cambió algunos nombres y posiciones, pero sigue sin dar con la tecla adecuada.  El Espanyol salió con tres delanteros natos (Gerard Moreno, Leo y Sergio García) pero no logró perforar la meta rival hasta el 85. Darder, como reclamábamos desde estas líneas hace un semana, volvió al medio centro, pero fue sustituido en el descanso. Marc Navarro se cayó del once titular cuando el equipo necesita su profundidad, pero entró tras el descanso. Siguen las dudas y se multiplican las incertidumbres.

Torpedos desde el principio
El Submarino Amarillo pronto levantó el periscopio y advirtió las debilidades de la nave perica. Soltó su primer torpedo por mediación de Fornals (al palo) y, unos minutos después, Rodri no perdonó. Por enésima vez entramos en las estadísticas históricas del equipo rival porque el joven canterano estrenó su casillero realizador en la máxima categoría.
Carlos Bacca nos perdonó la sentencia en la segunda parte porque, en un gesto que le honra, no se tiró al suelo cuando sorteó a Diego López y después Víctor Sánchez tapó su disparo cuando tenía toda la portería para él. Esta clara ocasión desperdiciada para sentenciar le sirvió al Espanyol para reaccionar. Y Gerard Moreno se cargó el equipo a su espalda en el último cuarto de hora. Como en una plástica chilena en la que se topó con un Sergio Asenjo bien colocado.

Con el cuchillo entre los dientes
Había que luchar hasta el último minuto con el cuchillo entre los dientes. Y quizá por ello apareció el Pirata. Gerard provocó una falta muy peligrosa del experico Víctor Ruiz en la media luna. Y Granero realizó un disparo impecable e imparable para Asenjo. Curioso porque a última hora un jugador amarillo abandonó el palo por donde entró el balón y se adelantó hasta la barrera. ¡Gracias!
Un abrazo cariñoso -y hasta pasteloso- entre Quique Sánchez Flores y Javi Fuego fue una curiosa imagen post partido. ¿Aún sigue echando de menos a su expivote? En cualquier caso, los dos partidos como titular de La Roca Sánchez han sido notables. Pero, ¡ojo! Es muy significativo que el mejor jugador del Espanyol, al margen de Gerard Moreno, sea un futbolista que lleva menos de tres semanas en el club. 

Las noticias más...