Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Selecciona la edición que deseas consultar:

 

OPINIÓN DANI SOLSONA

Demasiada recompensa con tan poco juego

Dani Solsona Dani Solsona
13/02/2018

 

No empezó nada bien el partido, con el domino casi absoluto de un Celta acostumbrado a manejar el juego desde atrás y con mucha paciencia para llegar a la zona de ataque con muchos jugadores en disposición de remate. Para ello, al equipo de Quique, también fiel a su propuesta, no le quedaba otra alternativa que defender con todos los elementos, incluso dejando aislado y lejos a Gerard Moreno y con Baptistao luchando ante los dos centrales los pocos balones que le llegaban. Pero curiosamente el fútbol tiene estas cosas: en la primera acción de ataque, y diría que la única clara, llegó el gol ante la sorpresa de casi todos.

Aún así, el guión estaba escrito: un Celta con una buena organización y de buen trato con el balón que incorpora muchos efectivos arriba con los laterales actuando como extremos y jugadores por dentro.mientras que el Espanyol recordaba al de la pasada temporada, con las dos línes de cuatro replegadas y Gerard Moreno en su propio terreno, con Baptistao solo arriba esperando que se presentara alguna jugada de contraataque. Dos estilos bien diferentes en busca del mismo objetivo, aunque el que propone el juego con balón, a la larga sale beneficiado. No sucedió por suerte para los pericos.

En la segunda parte, más de lo mismo. Solo era cuestión de tiempo que cayera algún gol por parte celtiña. El cuadro gallego se acercaba con mucho peligro al marco de Diego López, que con sus dos paradas  activó el ánimo de un equipo que veía, a pesar del esfuerzo, como no sacaría nada de provecho.
Pero este equipo tiene un elemento de nombre Gerard Moreno que hace despertar a la afición, y no solo con su trabajo de ayuda en defensa, sino por ser capaz de llegar a zonas de remate y ser certero. Como en el segundo gol, cuando ya parecía imposible sacar algo positivo, y no por los méritos hechos durante el partido pues conseguir de dos remates a puerta dos goles es tener una efectividad que no está al alcance de nadie.

No se tuvo el balón, y cuando se hizo fue para buscar la velocidad arriba, dando ventaja a los defensores. Éstos sacaron el balón jugado, y el trabajo en el medio de Víctor Sanchez y de ‘La Roca’ fue descomunal. Taparon vías de escape apoyados con la ayuda de los demás compañeros, pero no siempre se tendrá la fortuna si no se remata más veces a portería. Podemos pensar que el Celta juega muy bien y que con los demás equipos será diferente... Veremos qué ocurre en el futuro.

Las noticias más...