Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Selecciona la edición que deseas consultar:

 

OPINIÓN ORIOL VIDAL

El delirio siempre vuelve

Falete reventó el mal fario y la depre

Oriol Vidal Oriol Vidal
23/12/2017

 

Falete reventó el mal fario y la depre. Don Sergio se cargó la presumida racha del Atleti: un año sin perder fuera y toda, toda esta Liga. Tuvo que ser García. Con G de gol fulminó el catarro futbolístico de los de Quique y todo lo pudo: hasta que el Espanyol derrotara a un grande de la Liga, una estadística pendiente en la etapa Sánchez Flores. El querido de Bon Pastor (nada me falta) guió el camino a este Espanyol descarriado y enfiló hacia la avenida Felices Fiestas. El RCDE y sus delirios siempre estallan: “Cuanto peor, mejor, el suyo beneficio”, como anunció el profeta.

Quique calcó el duelo del curso pasado. Un Espanyol jugando a ser la réplica del Atleti y que lo consiguió gracias al titánico regreso de David al centro, habilitado por un Duarte que ha vuelto de dulce... y de duro para el rival. Hizo presagiar lo peor la empanada de Baptistao ante el gol (la primera norma de El Club de la Lucha es que una asistencia de lujo de Sergio no se desperdicia de mala forma); pero el equipo creía y Pau no pasaba apuros, sostenido también por un Hermoso fino y un Javi López que se mató en su regreso, bien escudado por Fuego.

Solo cabía temer lo peor: sabido es que Simeone, todos estos andamios, te los echa por tierra con media ventisca. Pero Gameiro se puso a imitar a Baptistao (otra pifia monumental en el uno contra uno que Pau hasta blocó) y ya entonces no hubo respeto de por medio. Un pinball mágico entre Gerard, Piatti, Granero y Sergio encendió la euforia. A tres minutos del final. A tres minutos del miedo y del abismo. A tres minutos que son la salsa del Espanyol. La vida, la magia. “SERgio o no SER: he ahí la erección”: Shakespeare ya adelantó nuestros dramas épicos.

Adiós a un 2017 que pudo ser mejor con muy poco y hola a un 2018 que debe recuperar las sensaciones en deuda. De momento, ayer, una de las noches locas que tanto se debían a los fieles inquebrantables. Estaría bien tejer un buen rosario con las que depararán las visitas divertidas de principio de año, con Athletic, Sevilla, Barça, Villarreal y Madrid animando la asistencia. Sergio activó el resorte y el año empezará visitando el estadio talismán de la Rosaleda. ¡Bon Nadal, pericada!

Las noticias más...