Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Selecciona la edición que deseas consultar:

 

OPINIÓN

Un cuerdo entre tanta locura

Susana Guasch
11/11/2017

 

Va para trece años que vivo en Madrid. En todo este tiempo no he dejado de pagar mi cuota de socia del Espanyol y habré utilizado el carnet solo un par de veces, pero como dicen en mi casa hay que ayudar al club siempre que se pueda. Hay que remar. Así que voy a contar mi última experiencia respecto al Espanyol viviendo en la capital.

En los medios de comunicación nacionales apenas se habla del club, ¡si apenas lo hacen a nivel local, imagínense! Son contadas las veces que el Espanyol es noticia y ya sabemos cómo va esto: solo interesa cuando hay lío. Como hoy día.

Mientras el Barça va perdiendo adeptos entre su parroquia, sobre todo fuera de Catalunya por la politización del club, el Espanyol los gana o, al menos, fortalece a los suyos como es mi caso. El vecino azulgrana ha enmarronado al resto de clubes catalanes. Si no te pronuncias, raro. Y es una pena, porque ya está bastante dividida la gente como para cargarse una de las pocas vías de escape que tenemos: el fútbol. Por suerte, el club blanquiazul ha querido desmarcarse de la política. Ha llamado a la paz social, ha pedido que la afición acuda al campo solo con la bandera blanquiazul, con el deseo de separar política y deporte para no avivar el conflicto en nuestra sociedad. Un ejemplo. Por fin un cuerdo ante tanta locura.

Desde el ‘Tamudazo’ no se me había acercado tanta gente en el trabajo para hablar del club, los amigos me escriben para ensalzar al Espanyol, un equipo como Dios manda, dicen. Y yo me siento orgullosa y saco pecho porque el club no se deja influenciar, demuestra estar por encima de todo y en definitiva, me representa.

Sin quererlo se ha vuelto a ganar la simpatía de la mayoría, ya sean pericos o no. Incluso amigos culés me felicitan, hartos de que la directiva azulgrana no piense o pase directamente de la opinión de los aficionados de fuera de Catalunya.

¿Sabéis aquello de que hablen de ti, mal o bien, pero que hablen? Pues encima el Espanyol ha conseguido que en España se hable solo bien. Un logro. Que la presión no nos desvíe.

Las noticias más...