Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Selecciona la edición que deseas consultar:

 

OPINIÓN MARTA MENDOZA

Concentrada en preparar un nuevo reto: formar mi equipo

Marta Mendoza Marta Mendoza
26/02/2018

 

Queridos lectores, hoy me dirijo a todos para contaros que durante los próximos meses causaré baja. No me veréis en la lista de convocados de La Grada. Pero tranquilos, volveré. Ahora me voy concentrada a preparar una nueva competición, un nuevo reto, el de formar mi propio equipo. Paola, a la que espero le guste el fútbol y, por qué no, algún día pueda defender la blanquiazul en el femenino, sección en la que espero que el club siga apostando fuerte, viene en camino, de ahí a que durante un tiempo estaré ausente, aunque siempre pendiente de nuestro Mágico. Así que toca un cambio de chip importante en mi vida, ser madre, como también creo que es más que necesario tanto en el club como en la masa social de este.

Sinceramente, no les puedo decir que me gusta lo que veo actualmente, sino todo lo contrario. El equipo anda a la deriva y no ilusiona, sino que causa hastío y, depende como, irrita por su bipolaridad. El plan de proyecto establecido por Rastar desde su llegada, del que sinceramente ya vi desmesurado y en ningún momento llegué a creer al 100%, pues todo era demasiado bonito, poco a poco se ha ido al garete y hay que volver a comenzar de nuevo. Y ya por no hablar de la triste y absurda guerra que hay en las gradas. ¡Me horroriza! Esto es fútbol señores, no política, así que haríamos bien de acudir al campo a animar al equipo, sin más. Solo ataviados con nuestros colores, el blanquiazul. Las banderas, en mi opinión, sobran. Allí no pintan nada, y más en un club en el que como es sabido no ha habido posicionamiento político, sin duda, un gran acierto.

Así que que espero que para cuando empiece el nuevo curso, con el que volveré a la carga, todo haya cambiado sustancialmente y lo que se respire sea verdaderamente ilusión, pues tengo ganas de poder contar cosas bonitas, positivas y esperanzadoras, no lo de siempre. Que el campo vuelva a llenarse y a lucir como es debido, puesto que este es otro triste tema que da para cinco artículos. Si alguna fuerza ha tenido esta entidad históricamente ha sido su masa social, sus irreductibles e inconformistas socios que nunca se han rendido, han luchado y han estado siempre al lado del equipo. Los que se han sentido orgullosos y que en la actualidad ir al campo, por los motivos que sean, se les hace un mundo y prefieren verlo desde casa. Algo está sucediendo. Máximos dirigentes del club, hay que ponerle freno a esto. No dejen que la chispa de ir al campo se siga apagando en más gente, e intentemos que los desplazamientos vuelvan a ser algo habitual. Se está perdiendo esa bonita esencia y eso sinceramente me causa tristeza.

Así mismo, espero que en verano se haya hecho una buena venta y que la planificación deportiva no tenga que estar pendiente del maldito límite salarial que alguien nos dejó de herencia. Y es que demasiado bonito era todo una vez saldada toda la deuda... Y también espero que Oscar Perarnau, de quien me considero una gran fan, vuelva a dar con la tecla fichando bien y vendiendo aún mejor, y que de una vez por todas Europa deje de ser una utopía y se convierta en una realidad. Quiero ver al Espanyol paseando su escudo por Europa, volviendo a recuperar la gloria de antaño. Llevamos demasiado tiempo de travesía en el desierto y necesitamos, como agua de mayo, una alegría. Un aliciente más. Volver a creer que pase lo que pase pertenecemos a un club cojonudo del que nos sentimos abiertamente orgullosos.
¡Hasta pronto!

Las noticias más...