Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Selecciona la edición que deseas consultar:

 

OPINIÓN quique iglesias

Año nuevo, proyecto redefinido

El propietario del Espanyol debe haber empezado su lista de deberes para su año perruno con una nueva hoja de ruta para la confección de la futura plantilla

Quique Iglesias Quique Iglesias
17/02/2018

 

El Año Nuevo chino ya está aquí. Y es el del perro. Año nuevo, vida nueva, y lista de objetivos a la saca, aunque suene ya raro un 17 de febrero mediante. Así que es el momento de meternos en la piel del señor Yansheng Chen (que no al revés... que llevamos tiempo escribiéndolo mal y ya toca corregir, que estamos en Año Nuevo).
El propietario del Espanyol debe haber empezado su lista de deberes para su año perruno con una nueva hoja de ruta para la confección de la futura plantilla, convenientemente filtrada en los últimos días. Volveremos a la moderación en el gasto, previo paso por los fichajes de gente joven y de la que se pueda sacar primero un rendimiento deportivo y luego, si es el caso, económico. Se trata de no cargar en exceso el grupo de fichas enormes que con el paso de las ‘ventanas de mercado’ pesan como losas de hormigón. Y bien que me parece que así sea el mandato de Chen a Óscar Perarnau. O de Perarnau a Chen. Porque tanto monta, monta tanto... La clave será acertar, de una manera rápida (el fútbol no para y el balón va muy rápido), y que el club lo sepa comunicar con efectividad para evitar repetir los malos entendidos, ya sea con Quique Sánchez Flores o con el que venga. Sirvan también estas líneas para reclamar que el club anuncie ya un portavoz oficial.
El socio perico se conforma ya con que no le mientan. “No le mientan más”, diría un malpensado. No sería yo tan malvado. “No le digan cosas que no son”, apunto yo. En un primer paso de transparencia, el vestuario ha asumido durante toda la semana que el partido contra el Celta fue una castaña futbolística difícil de justificar. Y no se ha caído ningún puente. Ni nadie se ha manifestado en la puerta de la Ciudad Deportiva para demostrar su indignación ante un trabajo tan mal hecho (no el resultado, claro). No me equivocaré mucho si sospecho que el espanyolista que cruza con usted la calle agradece que sus futbolistas asuman la mala tarde.
Así que los de corto han abierto la veda de la sinceridad. Ahora hay que esperar que todos los estamentos lo hagan sea cual sea el destino del proyecto, sea nuevo, reformulado, reducido, sesgado, aplazado... Es de buen gestor, por cierto, arrancar el año con esta dosis de la hoja de la ruta con la que hemos convivido esta semana. Ya sabemos el qué. Falta el quién, el cómo... Lo iremos sabiendo al mismo ritmo que el equipo suma punto a punto hacia una salvación de obligado cumplimiento, en año nuevo o viejo.

Las noticias más...