Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Selecciona la edición que deseas consultar:

 

OPINIÓN

Alarmas encendidas

Dani Ballart Dani Ballart
12/12/2017

 

Acepten la realidad. Este Espanyol es la sombra del año pasado. Empecemos a tenerlo claro, la salvación es el objetivo. Cierto que queda mucha liga, pero ayer fue el reflejo de una temporada que no funciona. Una temporada que vamos de más a menos, no solo en resultados, sino también en juego. Un simple Girona hizo lo que quiso con nosotros.
En fútbol es muy común buscar un culpable y la grada lo encontró en la figura del míster. Pero, ¿es QSF el único culpable?

Recapitulemos... En verano nos vendieron que haríamos un gran Espanyol para ir a Europa y en menos que cantó un gallo, el director deportivo se deshizo de sus palabras, diciendo que había tope salarial. ¿En serio? ¿Alguien encontró normal esas declaraciones? ¿Se pueden hacer peor las cosas? No solo pasó eso, sino que no se fichó a ningún jugador que pidió Quique.

El técnico decidió quedarse y arrancar su segundo año en el banquillo y, a día de hoy, el míster se está condenando él solo con su once inamovible. Un once donde no hay jugadores puros en sus posiciones. V. Sanchez y D. López fueron buenas decisiones de choque delante de problemas importantes del pasado, pero creer que en posiciones diferentes a las suyas pueden dar lo mejor de ellos mismos es ser temerario.
Los catorce jugadores restantes de la plantilla se sienten desaprovechados y desanimados, haciendo un caldo de cultivo difícil de digerir. Si los resultados no acompañan, hay que cambiar las cosas. Es cuestión de gestión grupal, no de dar la confianza ciega para que vuelvan a ser lo que eran, porque el mensaje que envías al resto de jugadores es letal.

Solo espero que esta derrota sirva para que alguien abra los ojos del míster y vea un futuro mejor. De momento, la temeridad nos lleva al fracaso y cuando los nervios atenazan los músculos y las ideas, no hay veteranía que lo arregle.
El domingo nos enfrentamos a Las Palmas en un partido vital para seguir mirando de reojo a la zona roja. Visto lo visto, mi objetivo para esta temporada pasa por la salvación. Hagan sus apuestas...

Las noticias más...