Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Selecciona la edición que deseas consultar:

 

OPINION

Agresividad bien entendida

Moisés Hurtado Moisés Hurtado
17/01/2018

 

Mentalidad ganadora es lo último que escribí en este espacio, haciendo referencia a la eliminatoria copera, sobre todo. Evidentemente, las palabras sobre el “ensañamiento del rival” no tienen nada que ver, en mi opinión, con el mensaje que se debería dar. Es como ponerse la tirita antes de la herida. Lo que sí me gustó -veremos luego la realidad- es ir inculcando el concepto de agresividad en la plantilla. Lo que quizás me falló es que, al airearlo públicamente, estará condicionando al árbitro del partido. No obstante, repasemos qué hemos de entender por una agresividad bien entendida y positiva.

En primer lugar, hemos de partir de la premisa que para ganar a un equipo de este talento -tanto técnico como físico-, hay que realizar un partido inmaculado y que ellos no tengan su mejor día. Esto es básico. A partir de aquí, cómo, dónde y ser agresivos. Lo que queda claro es que agresivo has de ser. Lo ha recalcado QSF en rueda de prensa, pero en liga no fue así. Por ejemplo, has de evitar las faltas al borde del área -hubo un derbi reciente en el Camp Nou donde cometimos en exceso-. El contacto ha de existir, en zonas alejadas, ir duro al balón y que vean que nos jugamos más que ellos. Este Barça es más completo porque no necesitan juego combinativo para derrotarte, suelen estar primeras partes durmiendo el partido para rematarte en la segunda, ya que físicamente son poderosos.

Por este hecho, es importante el cuándo. Hemos de saber que el partido dura 90 minutos y la eliminatoria, 180. Hemos de saber que sin ayudas es más difícil ser agresivos por un tema de espacio y, sobre todo, tener cuidado con condicionar nuestras acciones con tarjetas en defensa. La exigencia es máxima, los errores se pagan caros. Si algo trabaja siempre Valverde es la intención; es decir, siempre quiere que sus equipos realicen el primer ataque, primer chute...con ello se asegura que el equipo salga enchufado. Quien pega primero, suele pegar dos veces y ahí no podemos fallar: en la mentalidad de salida.

Finalmente, es evidente que el grupo va a trabajar tácticamente el partido con sus premisas, pero, sin embargo, es de esos partidos donde el espíritu ha de prevalecer. Bajar pulsaciones para no salir sobreacelerados puede ser una táctica, sin embargo, creo que haremos bien en llevarlo al terreno pantanoso, al corazón y ahí, en esta faceta, ellos no pueden tener nada que rascar. Quique ha dado un mensaje. Cornellà, en la previa, dará el siguiente.